HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS Consejos médicos Como Debe Ser La Relacion Medico Paciente?

Como Debe Ser La Relacion Medico Paciente?

Como Debe Ser La Relacion Medico Paciente
La relación médico paciente se situaría entre el dúo de la camaradería y la díada de la amistad genuina y la relación amorosa, que se da entre dos personas que aspiran a establecer un lazo personal, un vínculo afectivo poderoso, una comunión.

¿Como debe ser la relacion entre el médico y el paciente?

¿Qué es el empoderamiento del paciente? – El término empoderamiento se emplea desde hace unos años como traducción del inglés empowerment. Hay en la actualidad múltiples definiciones de empoderamiento en el campo de la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, define empoderamiento como un “proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan su salud, para ello, los individuos y las comunidades necesitan desarrollar habilidades, tener acceso a la información y a los recursos, y la oportunidad de participar e influir en los factores que afectan su salud y bienestar”.

El paciente debe conocer en profundidad cuál es su estado de salud o enfermedades Debe tener control sobre su estado de salud o enfermedad Asimismo, debe participar en la toma de decisiones sobre su salud en coordinación con los profesionales sanitarios El paciente es responsable en cuanto al cuidado de su salud Se forma e informa sobre salud y tiene los mecanismos necesarios para decidir

¿Qué características cree usted que debe tener una adecuada relación interpersonal del médico con el equipo de trabajo?

La habilidad para comunicarse eficientemente no solo consiste en saber expresarse, sino también en saber escuchar. La atención del médico ha de comenzar de manera verbal, informando al paciente sobre lo que se le debe hacer. El médico debe ser consciente de que el primer deber de la beneficencia es la información.

¿Qué es la relacion médico-paciente según la OMS?

La relación médico – paciente (RMP) es una modalidad de las múltiples relaciones interpersonales que realiza el hombre. Esta permite al enfermo satisfacer su deseo y necesidad de salud y al médico, cumplir con una de sus funciones sociales más importantes.

¿Cuando se rompe la relación médico-paciente?

Ocurre cuando el paciente o un familiar de éste se expresa de manera ofensiva contra el personal del consultorio, o cuando su comportamiento es violento y realiza amenazas de daño físico perjudicando la convivencia en el consultorio.

¿Cuáles son los tres tipos de relaciones de enfermera con paciente?

Relación enfermera-paciente una perspectiva desde las teorías de las relaciones interpersonales ARTÍCULO DE REVISIÓN Relación enfermera-paciente: una perspectiva desde las teorías de las relaciones interpersonales Nurse-patient relationship: an approach from the interpersonal relationships theories Yenny Elers Mastrapa; María del Pilar Gibert Lamadrid Facultad de Enfermería Lidia Doce.

  • Universidad Ciencias Médicas.
  • La Habana, Cuba.
  • RESUMEN Introducción: la vida de los seres humanos se manifiesta a través de relaciones entre semejantes, estas se desarrollan en el seno de grupos e instituciones.
  • El hombre como ser social está sujeto a relaciones interpersonales que se promueven entre personas que se conocen o no.

Estas van a jugar un rol importante en la actividad humana y están mediadas por la comunicación. En enfermería, se establecen relaciones con el paciente y familiares, de modo que le permita a la enfermera favorecer la relación terapéutica, satisfacer las necesidades del paciente y brindar cuidados de enfermería.

Objetivo: indagar sobre la relación enfermera-paciente, a través de las teorías de las relaciones interpersonales en enfermería. Métodos: revisión bibliográfica integrativa, con análisis crítico de la literatura consultada, que incluyó libros de texto, monografías, artículos originales y de revisión publicados en castellano de 2004 a 2015, la búsqueda se realizó en SciELO, Dialnet y elsevier, con las palabras clave, relación, enfermera, paciente y enfermería, se identificaron y revisaron 8 artículos de los que fueron útiles 5.

Se consultaron especialistas para ampliar los conocimientos sobre las bases conceptuales de enfermería. Conclusiones: la indagación sobre la relación enfermera-paciente permitió presentar la visión de esta en las diferentes teorías de enfermería relacionadas con el tema, a partir de su expresión en los elementos de la comunicación necesarios para lograr el cuidado y con ello la satisfacción de necesidades.

Palabras clave: relación enfermera-paciente; enfermería; teorías de las relaciones interpersonales. ABSTRACT Introduction: The life of the human beings is manifested by the relationships among them, which develop within the groups and institutions. The man as a social being is subject to interpersonal relationships promoted among people who know each other or not.

They will play an important role in the human activity and are mediated by communication. In nursing, relationships are established with both the patient and the family, so that this permits the nurse to favors the therapeutic relationships, meet the patient’s needs and provides nursing cares.

Objective: Inquire into the relationship nurse-patient, by using the theories of the interpersonal relationships in nursing. Methods: Integrating bibliography review, with a critical analysis of the consulted literature, which included text books, monographs, original and review articles published in Spanish from 2004 to 2015.

We search in SciELO, Dialnet and Elsevier, with the key words relation, nurse, patient and nursing. We identified and reviewed eight articles, out of which five were useful. We consulted specialists to broaden the knowledge about the conceptual bases of nursing.

Conclusions: Inquiries into the relationship nurse-patient permitted to present a vision about it while considering the different nursing theories related with the topic, from their expression by the communication elements necessary for the care and thus to meet the needs. Keywords: relationship nurse-patient; nursing; theory of interpersonal relationships.

INTRODUCCIÓN La vida de los seres humanos se manifiesta a través de relaciones entre semejantes, estas se desarrollan en el seno de grupos e instituciones. El hombre como ser social está sujeto a relaciones interpersonales que se promueven entre personas que se conocen o no.

  • Estas juegan un rol importante en la actividad humana y están mediadas por la comunicación.
  • En enfermería, se establecen relaciones con el paciente y familiares, de modo que le permita a la enfermera favorecer la relación terapéutica, satisfacer las necesidades del paciente y brindar cuidados de enfermería.

En el presente artículo se analiza la relación enfermera-paciente a través de las teorías de las relaciones interpersonales, su importancia y aspectos que marcan este tipo de relación dentro de la terapéutica de enfermería. Se tienen en cuenta los elementos de la comunicación que favorecen la relación, de modo que permiten la relación recíproca y contribuye con la función profesional de la enfermera.

Este artículo tuvo como objetivo indagar sobre la relación enfermera-paciente a través de las teorías de las relaciones interpersonales en enfermería. MÉTODOS Revisión bibliográfica integrativa, con análisis crítico de la literatura consultada, que incluyó libros de texto, monografías, artículos originales y de revisión publicados en castellano de 2004 a 2015, la búsqueda se realizó en SciELO, Dialnet y Elsevier, con las palabras clave: relación, enfermera, paciente y enfermería.

Se identificaron y revisaron 8 artículos, de los que fueron útiles 5. Se consultaron especialistas para ampliar los conocimientos sobre las bases conceptuales de enfermería. DESARROLLO El cuidado como centro de atención de la enfermería, se describe también como la relación que se da entre enfermera-paciente con el fin de promover su salud, prevenir, diagnosticar, tratar y rehabilitar las enfermedades que puedan padecer.1 En 1995, Morce identificó, dentro de su clasificación de tipos de cuidados, el cuidado como relación interpersonal.2 Según la clasificación de Meleis, durante la década del 50 y 60 del pasado siglo fueron concebidas un grupo de teorías que se agrupan dentro de la escuela de la interacción.

  1. Estas marcan como tendencia un enfoque de la enfermería a partir de las relaciones interpersonales enfermera-paciente, para un desarrollo en la relación terapéutica.
  2. Considera que la complejidad estructural del cuidado de enfermería radica en su naturaleza humana y social, en la comunicación y la relación recíproca entre la enfermera y el paciente.2 Teoría de las relaciones interpersonales de Hildegard E.

Peplau Esta teoría describe la importancia de la relación enfermera-paciente como un proceso interpersonal significativo, terapéutico. Analiza cuatro experiencias psicobiológicas que obligan a los pacientes a desarrollar respuestas destructivas o constructivas frente a: necesidad, frustración, conflicto y ansiedad.

Para Peplau, en la relación enfermera-paciente se identifican cuatro fases, que tienen como punto de partida la orientación y continúa con la identificación, explotación y resolución.3 Orientación: en esta fase, el individuo siente una necesidad y busca atención profesional. La enfermera ayuda al paciente a reconocer y comprender su problema de salud para determinar su necesidad de cuidado.

Identificación: aquí el paciente se identifica con las personas que le brindan cuidados. La enfermera favorece la exploración de las sensaciones y la expresión de los sentimientos relacionados con su percepción del problema para ayudar al paciente a sobrellevar la enfermedad y a reforzar los mecanismos positivos de la personalidad que le proporcione la satisfacción que necesita.

  • Explotación: durante esta fase el paciente trata de obtener el máximo de la relación y conseguir los mayores beneficios posibles.
  • Resolución: esta se produce cuando el paciente abandona los viejos objetivos y se traza nuevas metas.
  • En este proceso, el paciente se independiza de la identificación con la enfermera.

También Peplau determinó los aspectos cambiantes de la relación enfermera-paciente como son: · Objetivos e intereses totalmente distintos. Son extraños para ambos. · Juicios individuales sobre el significado del diagnóstico médico, el rol de cada uno en la situación de enfermería.

  1. · Comprensión en parte mutua y en parte individual de la naturaleza del diagnóstico médico.
  2. · Comprensión mutua de la naturaleza del problema, los roles de enfermera y paciente y las necesidades de enfermera y paciente en la solución del problema.
  3. Objetivos de salud comunes, compartidos.
  4. · Esfuerzos colaboradores dirigidos a resolver el problema juntos y de forma productiva.

· Entre los principales conceptos y definiciones, la teoría de las relaciones interpersonales describe seis roles de la enfermera: extraño, persona recurso, profesor, líder, sustituto y asesor, que se establecen en correspondencia con las fases de la relación enfermera-paciente.2 – Rol del extraño: teniendo en cuenta que la enfermera y el paciente no se conocen, este debe ser tratado con respeto y cortesía.

La enfermera no debe prejuzgar al paciente, sino aceptarlo como es. El paciente se reconoce como capacitado, a menos que la evidencia indique lo contrario. – Rol de la persona recurso: la enfermera ofrece respuestas concretas a las preguntas, sobre todo las referidas a información sanitaria, y explica al paciente el tratamiento.

You might be interested:  Asistente Médico Cuantos Años De Carrera?

Esta determina el tipo de respuesta apropiada para un aprendizaje constructivo. – Rol docente: es una combinación de todos los restantes. Se origina del conocimiento del paciente y del desarrollo de la capacidad de utilizar la información. – Rol de liderazgo: implica un proceso democrático.

La enfermera ayuda al paciente a satisfacer sus necesidades a través de una relación de cooperación y participación activa. – Rol de sustituto: el paciente asigna a la enfermera un papel de sustituto. La enfermera, con su actitud, provoca en el paciente sentimientos similares a los generados en una relación anterior.

La función de la enfermera consiste en ayudar al paciente a reconocer las semejanzas entre ella y la persona recordada, posteriormente ayudará a percibir las diferencias entre su función y la de dicha persona recordada. – Rol de asesoramiento: se establecen según el modo en que las enfermeras responden a las peticiones del paciente.

  1. Incluye ayudar al paciente a entender lo que le está ocurriendo.
  2. Peplau le concede mayor importancia en la enfermería psiquiátrica.
  3. La teoría de las relaciones interpersonales parte de dos postulados fundamentales.4 · El aprendizaje de cada paciente cuando recibe asistencia de enfermería es sustancialmente diferente según el tipo de persona que sea la enfermera.

· Estimular el desarrollo de la personalidad hacia la madurez es una función de enfermería y de la formación en este campo. Sus profesionales aplican principios y métodos que orientan el proceso hacia la resolución de problemas interpersonales. De modo que la teoría de Peplau enfatiza en la relación enfermera-paciente para potenciar un desarrollo interpersonal terapéutico.

Se basa en la enfermería psicodinámica, a partir del conocimiento de la propia conducta de la enfermera, que le permite ayudar a los demás a identificar sus problemas. En esencia, es la relación interpersonal entre el paciente y la enfermera, que transita por cuatro fases, se evidencia en los cambios de la relación y los roles que desempeña la enfermera, hasta satisfacer la necesidad del paciente y llegar a la resolución del problema.

Teoría del proceso de enfermería de Ida Jean Orlando Pelletier La teoría de Orlando resalta la relación recíproca entre paciente y enfermera, concibe la función profesional de la enfermería como la resolución y el cumplimiento de la necesidad de ayuda inmediata del paciente.

  1. Identifica y resalta los elementos del proceso de enfermería y le da particular importancia a la participación del paciente en el mismo.
  2. Esta teoría se centra en cómo mejorar la conducta del paciente mediante el alivio de su angustia, produciendo un cambio positivo.3 Para Orlando, la acción de la enfermera en contacto con el paciente se denomina proceso de enfermería, este puede ser automático o deliberado.

Las acciones de enfermería deliberadas son aquellas donde las percepciones, pensamientos y sentimientos resultan evidentes para el paciente y la enfermera, estas son las que han sido diseñadas para identificar y satisfacer las necesidades inmediatas del paciente y por tanto para cumplir su función profesional.

Esta teoría hace hincapié en la inmediatez, para lo cual propone una correlación positiva entre el tiempo durante el que no se cumplen las necesidades del paciente y su grado de angustia.4 De ahí que la teoría del proceso de enfermería se centre en el contacto inmediato entre la enfermera y el paciente.

La observación de las expresiones verbales y no verbales del paciente con las que manifiesta sus necesidades. Con estos datos la enfermera promueve acciones destinadas a satisfacer la necesidad de ayuda del paciente.4 Modelo de relaciones entre seres humanos de Joyce Travelbee El modelo de Travelbbe propone que la enfermería se lleva a cabo a través de la relación persona-persona, donde una se refiere a la enfermera y la otra al paciente, dado que considera que la relación persona-persona es ante todo una experiencia o serie de experiencias que vive la enfermera y el receptor de sus cuidados (paciente), según Travelbee se refiere a seres humanos que necesitan asistencia.

  1. La principal característica de estas experiencias es que satisfacen las necesidades de enfermería que presentan los pacientes y sus familiares.4 Esta teoría considera que, en las situaciones de enfermería, la relación enfermera-paciente constituye el modo de lograr el objetivo de la enfermería.
  2. La relación se establece cuando la enfermera y el paciente alcanzan una fase máxima de relación después de haber pasado primero por la fase de encuentro original, que progresa a través de fases de identidades emergentes, sentimientos progresivos de empatía y posteriormente simpatía, compasión, hasta que la enfermera y el paciente consiguen la compenetración en la última fase.3 Encuentro original: se caracteriza por las primeras impresiones que recibe la enfermera del paciente, y viceversa.

Ambos se perciben mutuamente según sus roles estereotipados Revelación de identidades: la enfermera y el paciente empiezan a verse mutuamente como individuos únicos. A partir de ella se establece un vínculo que dará lugar a la relación. Empatía: Se distingue por la capacidad de compartir la experiencia de la otra persona.

El resultado de este proceso de empatía, es la capacidad de predecir la conducta de la persona con la que se mantiene esta forma de relación. Simpatía: Esta va más allá de la empatía y se produce cuando la enfermera desea aliviar la causa de la enfermedad o el sufrimiento del paciente, se adquiere una implicación personal que permite tomar decisiones eficaces, lo que conlleva a utilizar la propia personalidad de forma consciente, para tratar de establecer relaciones y estructurar la intervención de enfermería.

Compenetración: Esta fase de determina por acciones de enfermería que mitigan el sufrimiento del enfermo. La enfermera y el paciente se relacionan como seres humanos y este último deposita su confianza, su fe en aquél. Para ello cuenta con los conocimientos y el adiestramiento necesarios para ayudar a los pacientes, además de tener la capacidad de percibir, responder y apreciar la individualidad del paciente.

  1. El modelo de relaciones entre seres humanos amplió las teorías de relación interpersonal de Peplau y Orlando, la diferencia fundamental se revela en cuanto a la relación humana terapéutica entre la enfermera y el paciente.
  2. El énfasis de Travelbee en el cuidado puso de relieve la empatía, la compenetración y los aspectos emocionales de la enfermería.3 Teoría intermedia de la consecución de objetivos de Imogene M.

King La teoría de King se centra en el sistema interpersonal y en las relaciones que tienen lugar entre la enfermera y el paciente. En el proceso de enfermería cada miembro de la díada percibe al otro, realiza juicios y desempeña acciones, por lo que estas actividades culminan en la reacción.

En consecuencia, se produce una relación de modo que en caso de que exista una coherencia perceptiva y se subsanen los trastornos, se producen las transacciones. El sistema está abierto a recibir una retroalimentación, porque cada una de las fases de la actividad puede influir en la percepción.3 Los planteamientos de King, parten de cuatro conceptos fundamentales como centro en los seres humanos: salud, relaciones interpersonales, percepciones y sistemas sociales, considerando que estas ideas universales eran importantes en todas las situaciones de enfermería, a partir de las cuales desarrolla su teoría y describe la naturaleza de la relación enfermera-paciente, que lleva al logro de los objetivos del modo siguiente: 3 Las enfermeras establecen relaciones de modo intencional con los pacientes, para determinar, de conjunto, objetivos y acordar medios para lograrlos, a partir de la valoración, por parte de la enfermera, de las preocupaciones y problemas de salud de los pacientes, su forma de percibir los problemas y el hecho de compartir información que permita la consecución objetivos.

De modo que la teoría ofrece un enfoque de sistemas, está orientada hacia la consecución de una meta, centrado en la comunicación y la relación, con una perspectiva sistémica que va desde las relaciones personales e interpersonales hasta sociales. La enfermera, desde su percepción, valora al paciente, se crea un juicio y determina acciones, mientras el paciente, en el sentido de su forma de visualizar el problema, también se constituye un juicio que conduce a acciones, que en su conjunto conllevan al desarrollo de la reacción, las relaciones y finalmente la transacción.

  1. Este permite, como sistema al fin, la posibilidad de retroalimentación.
  2. Las teorías de relación interpersonal lideradas por teóricas como Peplau H., Orlando I., Travelbe J. y King I.
  3. Definen enfermería, su enfoque, objetivo e intervenciones en el contexto de las relaciones interpersonales enfermera-paciente.2 Definición de Enfermería por las teorías de la relación interpersonal Peplau: proceso terapéutico de relación interpersonal, cuyo objetivo está orientado con un enfoque de relaciones humanas saludables.

Orlando: interacción con pacientes que necesitan ayuda o reaccionan ante sentimientos y sufrimientos individuales. Trabelvee: proceso de relación interpersonal para prevenir o afrontar la experiencia de la enfermedad y darle sentido. King: acción, reacción y relación enfermera-paciente donde se obtiene información y se pactan los objetivos a lograr.

Enfoque de la enfermería por las teorías de la relación interpersonal Peplau: fases de la relación enfermera-paciente: orientación, identificación, explotación y resolución. Orlando: cuidado o satisfacción de la necesidad del paciente mediante acciones deliberadas de enfermería. Trabelvee: la relación enfermera-paciente da sentido al sufrimiento, dolor y enfermedad.

King: la relación enfermera-paciente permite alcanzar metas y objetivos en un ambiente natural. El objetivo de la enfermería para las teorías de la relación interpersonal Peplau: desarrollar una personalidad creativa, constructiva y productiva en los individuos y la comunidad.

Orlando: disminuir el desorden físico y mental que ocasiona malestar y promover una sensación de bienestar. Trabelvee: afrontar y dar sentido a la experiencia de la enfermedad. King: ayudar al paciente al mantenimiento de su salud, para que pueda cumplir su función y jugar su rol. La intervención de enfermería para las teorías de la relación interpersonal Peplau: desarrollar la solución de problemas de salud de los pacientes a través del proceso interpersonal terapéutico.

Orlando: proceso deliberativo de enfermería, donde la enfermera emplea la relación interpersonal encaminada a la satisfacción de las necesidades del paciente Trabelvee: la enfermera aprovecha la empatía, el apoyo y la simpatía, para entender el dolor del paciente.

De forma general, la crítica hacia este grupo de teorías está centrada en el hecho de que ellas dependen de que exista una relación interpersonal, se adaptan solo ante la posibilidad de la comunicación entre la enfermera y el paciente. Por lo tanto, su aplicación se limita en situaciones de enfermería donde se brinda atención a pacientes en coma, recién nacidos, ancianos con alguna condición de demencia o longevos.

Otra de las autoras de la teoría de la relación interpersonal es Riechl-Sisca, cuya teoría se deriva del interaccionismo simbólico, en el cual la comunicación es un elemento esencial y principal fuente de intercambio entre los seres humanos. Riechl-Sisca considera que la enfermera y el paciente intercambian información de forma activa y recopilan conocimientos, siempre a través de la adopción mutua de roles y la selección y empleo conjunto por parte de la enfermera de los métodos teóricos.

En esencia, la enfermera elige entre diversas teorías, terapias y disciplinas de salud afines para planificar e implementar intervenciones de enfermería eficaces.4 El Modelo de interaccionismo simbólico de Riech-Sisca, cuyo componente fundamental es la comunicación, hace hincapié en la relación enfermera-paciente-familia del paciente, lo que permite mayor contribución al desarrollo de la enfermería, desde el punto en que amplía su aplicación, llegando incluso a pacientes en coma, a través de la comunicación no verbal.4 Por lo que respecta la relación enfermera-paciente, es esencialmente comunicativa, sobre todo cuando el cuidado está dotado, también, de una sobrecarga emocional.

You might be interested:  Medico De Venas Como Se Llama?

La capacidad de comunicación se puede relacionar con la experiencia del cuidar, desde el punto en que la enfermera en su función de ofrecer cuidados no solo trasmite información, sino que también brinda comprensión, apoyo, simpatía, compasión. Además, escuchará los problemas, emociones e inquietudes del paciente, intentará ponerse en su lugar y compartirá con este las posibilidades de alivio y solución del problema.

  • La comunicación en enfermería propone la modificación del comportamiento humano y de factores relacionados con el que directa o indirectamente promueven la salud, previene enfermedades o protegen a los pacientes del daño.
  • Una buena comunicación enfermera-paciente tiene resultados positivos, tanto para el paciente como para la enfermera.

La confianza del paciente en los planes de cuidados y la toma de decisiones mejora los resultados del tratamiento. Es por ello que la comunicación enfermera-paciente es una condición necesaria para la práctica de enfermería.5 El estado emocional de un paciente es diferente al momento del ingreso, pero cuando la enfermera intercambia experiencias con él, se propicia un ambiente de confianza y estabiliza su estado emocional, coopera con el tratamiento y su estadía hospitalaria será mejor comprendida.

La comunicación es una necesidad del paciente y de la familia, le permite conocer sobre su estado de salud y estar actualizado sobre la enfermedad.6 De ahí que la función en enfermería incluya el desarrollo de competencias comunicativas a partir de la potencialidad que tiene la enfermera de lograr una adecuada comunicación con el paciente, teniendo en cuenta el dominio e integración en la práctica de enfermería de los conocimientos acerca del proceso de comunicación humana, habilidades comunicativas, emociones, principios, valores, actitudes para desempeñarse eficientemente y tomar decisiones oportunas que conduzcan al logro de los objetivos en la situación de enfermería.1 Asimismo, Aguirre, 1 en su trabajo sobre el desarrollo de habilidades comunicativas en el enfermero planteó: El desarrollo de las competencias comunicativas en el enfermero propicia el establecimiento de relaciones de ayuda, las que se conforman con la actitud facilitadora del profesional de enfermería, mediante acciones como escuchar empáticamente, con interés y una actitud acorde con la situación individual del enfermo.

De esta manera, el enfermo percibe que se comprende sus sentimientos, capta y recibe información y, así, el profesional de enfermería verifica y formula nuevamente el mensaje elaborado y emitido por él mismo. Todo ello transforma la relación terapéutica en un ideal de interés personal y atención hacia lo que se está desarrollando.

  1. La literatura reporta varios tipos de comunicación.
  2. La enfermera debe elegir el modo en que esta se establece, teniendo en cuenta el tipo de paciente, el problema de salud y la situación de enfermería.
  3. El proceso de comunicación no solo se realiza en un sentido, sino que también expresamos sentimientos y emociones cuando hacemos esta actividad.

Lo importante es desarrollar una buena comunicación según sus posibilidades de salud, que permita una adecuada relación enfermera-paciente, desde que este último se pone en contacto con la enfermera.6 La relación de enfermera-paciente debe ir más allá, no solo es la interpretación de los signos y síntomas.

También es preciso establecer una verdadera empatía, en-tendiendo esta como la capacidad de reconocer y compartir emociones y estados de ánimo con la otra persona para así comprender el significado de su comportamiento. Una buena relación enfermera-paciente permite elaborar un plan de cuidados más personalizado, humanizado y ético, con el propósito de mejorar el estado de salud del paciente, haciendo su estancia más agradable en el hospital y reducir de manera significativa el miedo y la ansiedad que genera la hospitalización.6 Esta relación terapéutica es también una relación ética, donde los valores de cada uno deben ser conocidos y considerados de igual importancia, es una relación terapéutica que exige de la enfermera profesional un comportamiento que puede etiquetarse como comportamiento práctico moral.7 Por otra parte Peplau define la relación enfermera-paciente, como un tipo particular de relación, en la cual la enfermera entrega todo su conocimiento y experticia en función del cuidado.2 Del mismo modo, Morce, cuando identifica los tipos de cuidados, considera que el cuidado como relación interpersonal incluye comunicación, confianza, respeto y compromiso del uno con el otro.

Cuando esto ocurre ambos se enriquecen. La integración de los sentimientos compartidos establece la posibilidad de dar o recibir ayuda. Se enfatiza en la integración de sentimientos y acciones en el encuentro, de tal manera que la relación enfermera-paciente es cualitativamente diferente a un encuentro sin cuidado.

Desde esta perspectiva se cree que la relación enfermera-paciente es la esencia del cuidado y abarca sentimientos y comportamientos que ocurren en la relación.8 Asimismo, se interpreta la enfermería como la relación que se establece entre el paciente y la enfermera, dotada de un fundamento de conocimientos que le permiten resolver los problemas de la práctica clínica y proporcionar cuidados.

CONCLUSIONES El profesional de enfermería en las diferentes situaciones de enfermería se relaciona con pacientes y familiares, fundamentalmente a través de la comunicación, donde aplica diferentes elementos. Esto favorece que la enfermera realice un plan de cuidado personalizado mediante una relación recíproca.

Una buena relación enfermera-paciente contribuye con el mantenimiento de la salud, la propuesta de plan de cuidados y mejora la actividad de enfermería. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Aguirre Raya D. Competencias comunicativas del profesional de Enfermería, Universidad de la Habana. Facultad de Comunicación.2005,

Disponible en: http://tesis.repo.sld.cu/108/ 2. Mckenna HP, Slevisn OD. Nursing Models, Theories and practice. Inglaterra: Blackweel Publishing; 2009.3. Alligood MR. Modelos y Teorías en Enfermería. España: Elsevier; 2015.4. Marriner A, Alligood MR, Modelos y Teorías en Enfermería.LaHabana: Editorial Ciencias Médicas; 2007.5.

  1. Van-der CJ, Quiles Y, Quiles MJ.
  2. Técnicas de comunicación para profesionales de enfermería.
  3. Consejería de sanidad.
  4. Edita Generalitat Valenciana.2006,
  5. Disponible en: http://www.researchgate.net/publication/281625924_Tcnicas_de_comunicacin_para_profesionales_de_enfermera 6.
  6. Leonel AA, Fajardo G, Tixtha, Papaqui J.

La comunicación enfermera-paciente en la atención hospitalaria, caso México. Enf Neurol Mex.2012 ;11(3):138-41. Disponible en: www.medigraphic.org.mx 7. Aguirre Raya D. Fundamentos de la relación enfermera -persona sana o enferma. Rev Cubana Salud Pública.2004 ;30(4):12-7.

Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol30_4_04/spu10404.htm 8. Zalazar AM, Martínez C. Un sobrevuelo de algunas teorías donde la interacción enfermera paciente es el núcleo del cuidado. Avances de la Enfermería.2008 ;26(2):107-15. Disponible en: http://bases.bireme.br/cgi-bin/wxislind.exe/iah/online/?IsisScript=iah/iah.xis&src=google&base=LILACS&lang=p&nextAction=lnk&exprSearch=528698&indexSearch=ID Recibido: 2015-10-19.

Aprobado: 2016-01-30. Yenny Elers Mastrapa. Facultad de Enfermería Lidia Doce. Lic. en Enfermería. Máster en Longevidad Satisfactoria. Profesor Auxiliar. Dirección electrónica: [email protected]

¿Cuáles son las cuatro condiciones basicas de las relaciones humanas?

Los factores determinantes para cultivar unas buenas Relaciones Humanas son los siguientes: respeto, comprensión, comunicación y cortesía.

Respete: es uno de los factores mas importantes, debemos respetar para ser respetados, aun cuando no compartamos ideas similares a la de la otra persona debemos tener cierta aceptación a la opinión que este nos expresa. Comprenda: hay que entender a los demás y de vez en cuando ponerse en su lugar, no importa la limitación que este tenga, debemos recordar siempre que no todos somos iguales y que cada quien tiene un modo distinto de expresarse. Coopere: se debe mostrar un trato afable con los demás y trabajar en conjunto para lograr las metas de manera más fácil. Comunique: es un punto vital, si no transmitimos a nuestros semejantes, la convivencia es nula, debemos aprender a expresar nuestros puntos de vista, ideas, etc. Sea Cortés: es un valor grande en la persona y no cuesta nada. Ser cortés y tener un trato cordial con los demás da muy buenos resultados.

Temario Anterior 3 Siguiente

Contenidos que te pueden interesar

¿Cuál es la base de la relación enfermera paciente?

La relación enfermero-paciente es clave para alcanzar un plan de cuidados individualizado y humanizado con el fin de mejorar el estado de salud del paciente, reduciendo su posible miedo o ansiedad. – Durante el proceso asistencial se establece una relación enfermero-paciente fundamental. El profesional sanitario cuenta con la formación necesaria para ayudar al enfermo en su recuperación, así como a la hora de dar respuesta a posibles necesidades que puedan surgir.

  1. La comunicación efectiva representa una estrategia más en el cuidado: una relación de respeto e informar al paciente de forma correcta y veraz redundará en una mayor calidad de la asistencia.
  2. En primer lugar, la relación enfermero-paciente debe centrarse en el propio paciente,
  3. Según la International Alliance of Patients Organizations (IAPO), “la asistencia sanitaria centrada en el paciente es necesaria porque consigue mejores resultados sanitarios, una mejor calidad de vida y un alto rendimiento en las inversiones sanitarias al hacer un uso óptimo del sistema”.

Para ello, los pacientes tienen derecho a una asistencia basada en el respeto a sus necesidades y preferencias, a su independencia y a su autonomía, Además, hay que añadirle el derecho y la responsabilidad de participar en las decisiones sanitarias que se adopten en función de sus capacidades y preferencias personales. Precisamente, y de acuerdo con el Código Deontológico de Enfermería Española, “la enfermera/o ejercerá su profesión con respeto a la dignidad humana y la singularidad de cada paciente”, sin hacer distinción alguna por razones de situación social, económica, características personales o naturaleza del problema de salud que le aqueja.

  1. Además, administrará sus cuidados “en función exclusivamente de las necesidades de sus pacientes”.
  2. El/la enfermero/a está obligado/a a tratar con el mismo respeto a todos, sin distinción de raza, edad, religión, sexo, nacionalidad, condición social, estado de salud u opinión política.
  3. A su vez, debe proteger a los pacientes mientras se encuentren bajo su cuidado frente a posibles tratos humillantes, degradantes o que puedan afectar a su dignidad personal.

Además, está obligado a respetar su libertad a elegir y controlar la atención que recibe y contar con su consentimiento previo ante cualquier intervención (o de sus allegados en caso de que no esté en condiciones de poder hacerlo). Esto conlleva que los enfermeros adopten un papel respetuoso frente a los pacientes, convirtiéndose en la principal vía de información sobre los distintos procedimientos médicos a realizar, así como posibles alternativas. También deben ser capaces de proporcionar el estímulo y apoyo para que consigan la mejor calidad de vida posible.

¿Qué es la relacion médico-paciente y su importancia?

Como Debe Ser La Relacion Medico Paciente Tabla de contenidos La relación médico-paciente es un elemento fundamental en el proceso asistencial del paciente, pero, sobre todo, en la adherencia al tratamiento, Este vínculo se entiende como una relación donde el paciente acepta implícitamente la ayuda del profesional sanitario ante un problema de salud.

De hecho, hoy en día, estamos viviendo una transformación sin precedentes, ya que se está experimentando un cambio de papeles tanto por parte del paciente como del médico. La importancia de una buena relación médico-paciente La relación médico-paciente siempre ha representado un eje vertebrador de la profesión médica, de hecho, este vínculo aglutina poderosas fuerzas humanas como la fe, la esperanza, la confianza entre muchas otras.

Aunque, últimamente la medicina se ha transformado más que nunca, por esa razón la relación médica ha experimentado cambios notables, pero sin olvidar su carácter de fundamento del acto médico. En este sentido, la OMC destaca la importancia de este vínculo como agente determinante en el devenir del paciente. Como Debe Ser La Relacion Medico Paciente Este vínculo juega un papel esencial en la práctica médica, debido a que es fundamental para dotar de una asistencia médica de calidad tanto el diagnóstico como en el tratamiento y, además, constituye uno de los pilares de la ética médica contemporánea.

You might be interested:  Si Me Duele La Rodilla A Que Medico Voy?

¿Cómo se establece una relación clínica adecuada y en qué radica su relevancia?

La relación médico-paciente – Como piedra angular de la práctica clínica, requiere capacidad, maestría y arte por parte del médico para poder interactuar y establecer el diálogo con el paciente, obtener la información que necesita, realizar la exploración física y disponer del consentimiento autorizado, del cual depende en gran parte el éxito terapéutico.

La relación médico-paciente constituye la forma específica de asistencia y ayuda con características de motivación y técnicas interhumanas, pues el enfermo es un ente biopsicosocial que espera que el facultativo se ocupe del hombre en su totalidad Se trata de una interrelación decisiva para la práctica médica y de una actividad imprescindible para la formación integral del profesional de la salud, por cuanto además de comportamientos inteligentes de solidaridad, altruismo y seguridad, implica deberes y derechos, necesidad y dependencia respecto al paciente.14 Sobre esa base, la relación médico-paciente no solo estriba en demostrar paciencia y cortesía por parte del profesional que la establece, sino en transmitir seguridad y confianza a quien la recibe en cuanto a que podrá contar con la ayuda médica, psicológica y social solicitada: pero igualmente en asegurar la privacidad durante el encuentro y censurar la mala costumbre de no tocar a la puerta de una consulta antes de entrar sin haber obtenido la autorización para hacerlo, toda vez que puede interrumpir bruscamente la intimidad imperiosa de una conversación reservada.

Exceptuando la relación madre-hijo, tal vez ninguna otra vinculación entre personas ha suscitado tanto interés a lo largo de la historia como la que se establece entre médico-paciente, concebida como vertebración medular de la profesión médica, capaz de movilizar poderosas fuerzas humanas como la fe, la esperanza, la familiaridad, la fortaleza moral y la aceptación de la adversidad -la enfermedad- como fenómeno vital y experiencia racional.15 La comunicación que se entabla entre médico y paciente debe ser empática, lo cual significa colocarse en el lugar del enfermo, meterse en su piel, ponerse sus zapatos, ver con sus ojos y hablar con sus palabras.

Inspirar confianza, simpatía, seriedad y prudencia. Hablar sosegadamente, con claridad y precisión. Demostrar buen humor, carácter cordial y afectuoso. Ser natural, sencillo, cooperativo y espontáneo. Mostrar interés sincero por los problemas de salud del paciente. Ser cuidadoso al indagar sobre aspectos íntimos del enfermo y mantener la confidencialidad. Tener en cuenta las características socioculturales del paciente. Reflexionar sobre los desaciertos ocurridos durante el diálogo.

Como complemento de lo anterior vale puntualizar que, entre las principales acciones para lograr una adecuada relación médico-paciente, 12 ) sobresalen:

Garantizar una apropiada comunicación entre ambos. Dedicar al enfermo el tiempo debidamente necesario. Manifestar interés real por su problema de salud. Intercambiar privacidad, seguridad y respeto. No incurrir en yatrogenia. Mostrar humanidad por parte del médico.

Se impone reconocer que los esfuerzos para propiciar el aprendizaje de la relación médico-paciente no siempre han bastado para conseguirlo y en esa insuficiencia formativa se fundamentan varias de las irregularidades observadas en la práctica médica contemporánea.

A los estudiantes de medicina se les debe enseñar a percibir y comprender a la persona que padece los síntomas o enfermedades y no solo a identificar su cuadro clínico; capacitar para “conversar” amablemente y no para “interrogar” como en un juzgado; priorizar las necesidades de información y conocimientos del paciente y no a satisfacer exclusivamente las suyas, así como adiestrar para establecer relaciones humanas y no para limitarse a confeccionar las historias clínicas.

En sociedades capitalistas, el enfermo suele ser considerado un demandante de servicios sanitarios, un objeto de estudio, una carga laboral e incluso un proveedor de recursos económicos por conceptos de seguros médicos, medicamentos o equipos e insumos; pero en Cuba se educa a los jóvenes universitarios desde otro punto de vista, sustentado en el pensamiento de que el paciente es un ser humano que necesita ayuda, consuelo, afecto, tolerancia, bondad y preferencia.

De todo lo anterior se infiere que el médico debe entablar con el enfermo una relación temporal, psicológica, verbal y manual profunda, fraterna y profesional, que jamás pueda ser sustituida por un vínculo impersonal a través de los procedimientos técnicos más sofisticados o el uso de la comunicación electrónica como medio de enlace a través de las redes sociales, porque obligatoriamente tiene que desarrollarse en un contexto humano.12, 17 En esa especie de interconexión, la actitud asumida por el médico al aproximarse al paciente está condicionada por el modelo teórico en el cual ha sido entrenado, aunque en la mayoría de los casos no se haya hecho explícito ese esquema durante su formación.

Mientras se desarrolla este encuentro, el facultativo debe conocer sus rasgos de carácter, nivel de información y limitaciones (hasta qué punto puede manejar una situación determinada y cuándo necesita recurrir a otro colega). También la relación médico-paciente se sustenta en las características individuales del paciente, pues aquel más preparado e informado tiende a ser más exigente, sobre todo si tiene acceso a Internet y otras fuentes de información que le permite disminuir la diferencia entre ambos desde el punto de vista cognitivo.

Un estudio realizado por la Asociación Médica Mundial en 2002 puso de manifiesto que para 80 % de los encuestados, el médico era un consejero, un par o un asesor; y para 20 % restante, una figura eminentemente autoritaria, lo cual ha variado en el presente por lo antes señalado.17, 18 En principio, el médico no puede comprometerse a curar a sus pacientes; pero en cambio está obligado a ofrecerles todas las atenciones sanitarias requeridas con vistas a intentarlo, mitigar su dolor e impedir eventuales complicaciones, incluida la muerte.

Para el logro de ello debe poner en práctica los conocimientos científico-técnicos actuales y todos los medios a su alcance, acordes con las condiciones específicas de modo, tiempo y lugar.19 La relación médico-paciente se halla íntimamente ligada a los principios de la bioética: beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia; 20 sin embargo, desde hace algunas décadas, el tercero en orden ha desplazado a los otros, pues se permite al enfermo -siempre que disfrute del pleno dominio de sus facultades mentales-, decidir acerca de la cantidad y calidad de la asistencia médica que deberán brindarle, lo cual conduce directamente al “consentimiento informado”; mecanismo que posibilita al paciente aceptar o rechazar cualquier procedimiento intervencionista sobre su persona, sea diagnóstico, terapéutico o rehabilitador.

Ahora bien, ese consentimiento debe cumplir 3 requisitos: voluntariedad (impedir que se utilice persuasión, manipulación o coerción para obtenerlo), información explícita (valorar riesgos, beneficios, alternativas y confidencialidad) y comprensión (emplear un lenguaje claro y asequible durante el diálogo).

Mientras más estrecha e integral sea la interrelación del médico con el paciente, mayor será la anuencia del segundo para que se le aplique un determinado proceder, pues la certidumbre de que no se le hará daño alguno y la deferencia mutua sientan las bases de una comunicación franca y útil.21, 22 En cuanto al adulto mayor, conviene apuntar que no siempre la información recibida es fidedigna, puesto que el aislamiento, la soledad, las necesidades afectivas, la situación económica y el deterioro cognoscitivo requieren que en esta relación se adopte una actitud de escucha activa, comprensión empática, respeto de silencios y estimulación de expresiones emotivas, entre otras manifestaciones.

De igual manera, un paciente en estado terminal, generalmente ansioso por la gran incertidumbre sobre su futuro, unido a la agudización de los síntomas que presenta, demanda una mayor comprensión, pues son más acuciantes los requerimientos afectivos y de información, debido a sus grandes preocupaciones y temores.18 En su libro Sida.

Confesiones a un médico, Pérez Ávila 23 describe la primera vez que tuvo que informar a un paciente que era portador de la enfermedad, la sólida preparación que debe tener el facultativo en su relación con la persona enferma; valoración que efectuó en un momento en que no se estaba familiarizado con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida y existían grandes recelos y tabúes.24 ) Vale citar lo expuesto por él: “Asumí la responsabilidad por solidaridad con Marcos y antes de darle la noticia traté de prepararme lo mejor que pude, porque sabía que esa enfermedad estaba rodeada de prejuicios y estigmas”.

En el final de la obra, luego de haberle brindado todo su apoyo, expresó solícitamente: “Aquí me tienes Marcos, como médico y como ser humano”.23 La relación médico-paciente también contempla la conexión con la familia; hecho que puede resultar muy beneficioso para precisar datos de la anamnesis, de las características personales del enfermo, de las condiciones higiénicas y epidemiológicas, del estado económico, de la situación laboral y de la funcionalidad del hogar, entre otros aspectos, de manera que realmente se establezca una relación médico-paciente- familia-comunidad.25 Otra arista del problema es la falta de información comprensible y oportuna a pacientes y familiares, que va desde la explicación exhaustiva sobre los exámenes complementarios que les serán indicados hasta el diagnóstico, las oportunidades de tratamiento y el pronóstico de su afección.

Esta barrera en la relación médico-paciente suele ser la causa más frecuente de quejas e insatisfacciones de la población respecto a la calidad de la atención a los enfermos egresados, tanto vivos como fallecidos, lo cual conspira innecesariamente contra el encargo social del Sistema Nacional de Salud cubano, pues obedece en la mayor parte de los casos a violaciones en la comunicación.

Con la revisión realizada se puede inferir la respuesta a la interrogante planteada en el título. La relación médico-paciente es una necesidad impostergable y permanente de la buena práctica de la medicina, que obliga a mantener el control juicioso de la incertidumbre y una enorme polivalencia mientras se desarrolla, a la vez que representa uno de los pilares de la ética médica contemporánea, a través de la cual se fortalece y realza el método clínico en la atención individual a enfermos, familiares y miembros de la comunidad.

Se puede enarbolar como heraldo de la medicina cuando se establece con carácter científico, humano y social, ya que constituye una muestra de respeto, confianza y valores compartidos, propiciadora de la actuación noble, digna, competente y sensible que debe caracterizar al profesional de la salud en la sociedad cubana de hoy y en cualquier parte del mundo.