HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS Atención médica Cual Es La Importancia De La Relacion Medico Paciente?

Cual Es La Importancia De La Relacion Medico Paciente?

Cual Es La Importancia De La Relacion Medico Paciente
Cual Es La Importancia De La Relacion Medico Paciente Tabla de contenidos La relación médico-paciente es un elemento fundamental en el proceso asistencial del paciente, pero, sobre todo, en la adherencia al tratamiento, Este vínculo se entiende como una relación donde el paciente acepta implícitamente la ayuda del profesional sanitario ante un problema de salud.

De hecho, hoy en día, estamos viviendo una transformación sin precedentes, ya que se está experimentando un cambio de papeles tanto por parte del paciente como del médico. La importancia de una buena relación médico-paciente La relación médico-paciente siempre ha representado un eje vertebrador de la profesión médica, de hecho, este vínculo aglutina poderosas fuerzas humanas como la fe, la esperanza, la confianza entre muchas otras.

Aunque, últimamente la medicina se ha transformado más que nunca, por esa razón la relación médica ha experimentado cambios notables, pero sin olvidar su carácter de fundamento del acto médico. En este sentido, la OMC destaca la importancia de este vínculo como agente determinante en el devenir del paciente. Cual Es La Importancia De La Relacion Medico Paciente Este vínculo juega un papel esencial en la práctica médica, debido a que es fundamental para dotar de una asistencia médica de calidad tanto el diagnóstico como en el tratamiento y, además, constituye uno de los pilares de la ética médica contemporánea.

¿Cuál es la importancia de la comunicación en la medicina?

La enseñanza de la comunicación en medicina | Investigación en Educación Médica A la comunicación se le considera como un proceso de comprensión y de compartir el significado de algo, es el elemento básico de la interacción humana que permite a las personas establecer, mantener y mejorar el contacto con otros, así como participar en el conocimiento de uno mismo.

  1. Simultáneamente es vista como una habilidad, y al mismo tiempo una forma de mostrar la personalidad dentro de una relación.
  2. En el campo de las ciencias de la salud, la comunicación es vista como una competencia nuclear para dilucidar los síntomas del paciente, sus problemas y preocupaciones y se sabe que facilita la promoción de la salud y el apego al tratamiento; siendo indispensable para una buena relación, varios teóricos han tratado de enumerar las habilidades que se requiere para una comunicación efectiva también entre pares desde el pregrado hasta posgrado y durante el ejercicio de la profesión.

Se debe considerar que la comunicación es una habilidad aprendida, compuesta por conductas verbales y no verbales que deberá ser desarrollada desde el primer año de la carrera hasta el posgrado. El desarrollo de estas habilidades incluye manejo de la comunicación oral, paraverbal, no verbal, escrita y el manejo de una escucha activa.

Llevar a cabo una enseñanza adecuada de todas estas y otras áreas favorece el desarrollo de una comunicación efectiva y enriquece formación de médico, pudiéndose observar en su práctica profesional resultados como los siguientes: mayor satisfacción del paciente, mejora el apego al tratamiento, disminuye el riesgo de un error médico y mejora la satisfacción del médico.

Comunicación; educación médica; competencia clínica Communication is considered as the process of understanding and sharing the meaning of something, it´s the basic element of human interaction that enables people to establish, maintain and improve contact with others as well as participate in the knowledge of each other.

At the same time is seen as a skill and a way of showing their personality within a relationship. In the field of the health sciences; communication is seen as a basic competency to elucidate the patient’s symptoms, their problems and concerns and it is known to facilitate the promotion of health and the attachment to the treatment.

It is also indispensable for a good relationship not only with patients but with peers. Communication is a learned skill, composed of verbal and non-verbal behaviors that must be developed from the first year of the career till the post graduate level.

  1. The development of these skills includes oral, paraverbal, not verbal, written communication and the management of active listening.
  2. Carrying out a proper education of these and other areas will help in the development of an effective communication and will enriches his medical training, This can be seen in the some of the following results of his professional practice: higher patient satisfaction, improves adherence to treatment, reduction in the risk of a medical error and improved physician satisfaction.

Communication; medical education; clinical competence Introducción A la comunicación se le considera como un proceso de comprensión y de compartir el significado de algo, es el elemento básico de la interacción humana que permite a las personas establecer, mantener y mejorar el contacto con otros, así como participar en el conocimiento de uno mismo.

  1. Simultáneamente es vista como una habilidad y al mismo tiempo una forma de mostrar su personalidad dentro de una relación.
  2. Las habilidades de comunicación” se asocian con los resultados, en donde el objetivo de la interacción es alcanzar un resultado específico, y generalmente esto se ve en las interacciones cara a cara en la consulta profesional.1 A lo largo de la historia del hombre han surgido diversas controversias médicas asociadas a la comunicación.

Para los noventas, el Consenso de Toronto concluyó que había suficiente evidencia para probar que existen problemas entre la comunicación del médico y el paciente, las cuales afectan adversamente el cuidado del enfermo.2,3 Se ha señalado que la forma en que el mensaje se transmite ayuda o dificulta el proceso; 4 este fenómeno ha sido estudiado por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED), en donde la falta de una comunicación efectiva es una de causas de las quejas más frecuentes que se reciben.

De 1996 a 1996 mediante el procedimiento de información y asesoría, se resolvieron el 47% de los asuntos recibidos (7 399), asociados a inconformidades que no implicaban fallas médicas graves y por lo tanto su solución se logró con la simple aclaración o explicación del caso, o por la gestión de una mejor atención médica.5 La forma de interpretar la comunicación se ha moldeado a un mundo cada vez más pequeño, en donde personas de diferentes culturas interactúan diariamente a través de los viajes y la tecnología.

Con ello se pensaría que la cultura, que se define como una serie de aprendizajes compartidos de interpretaciones de creencias, valores y normas que afectan a un grupo relativamente grande de personas, 6 se estaría modificando también, pero se ha observado que sigue siendo de importancia en la comunicación.

Según Rogers 7 existen tres principios que facilitan la comunicación con personas que provienen de una cultura o educación diferente a la nuestra y son: ser genuino, cálido y empático, demostrando simultáneamente una actitud positiva dentro de las relaciones interpersonales, pues puede cambiar el significado de una palabra según el contexto socio-cultural.

Otro aspecto socio-cultural analizado ha sido el género de los médicos, que debe considerarse durante la enseñanza de la comunicación: las mujeres muestran mássensibilidad ante los sentimientos los pacientes, siendo más abiertas a los aspectos sociales y humanísticos de sus cuidados.

  • También dan más énfasis a las conversaciones para establecer y mantener las relaciones.
  • Los hombres favorecen más un patrón biomédico y dan más énfasis a la comunicación como un instrumento para obtener información y solucionar problemas, sin poner tanta atención a los sentimientos y emociones.
  • Lo anterior se traduce en que la mujer pasa en promedio más tiempo con los pacientes.8 De igual manera es interesante ver como las pacientes expresan con mayor detalle los sucesos asociados a sus enfermedades, sean estas directamente relevantes para el padecimiento o circunstanciales.

Los enfermos por su lado, tienden a ser más escuetos y se requiere de mayor dirección por parte del médico para obtener información relevante.

  • En el campo de las ciencias de la salud, la comunicación es vista como una competencia nuclear para dilucidar los síntomas del paciente, sus problemas y preocupaciones y se sabe que facilita la promoción de la salud y el apego al tratamiento; 9 siendo indispensable para una buena relación también entre pares desde el pregrado, posgrado y durante el ejercicio de la profesión.
  • A pesar de la conciencia teórica y práctica que se tiene de su importancia, siguen existiendo problemas a todos estos niveles.
  • Por lo anterior, el incluir en el currículo módulos específicos para la enseñanza de la comunicación, o integrarla dentro de las asignaturas vigentes, no sólo debe ser contemplado en la clínica, sino también desde las ciencias básicas y sociomédicas, en donde se puede preparar al alumno en los fundamentos teóricos y prácticos de la comunicación.

La enseñanza de la comunicación se basa en los elementos que integran la comunicación y que son el emisor, el mensaje y el receptor. El proceso se inicia con el emisor que codifica una idea, sentimiento o pensamiento, enviándola a otra persona que recibe el mensaje e inicia el proceso de decodificación del contenido.

Varios teóricos han tratado de enumerar las habilidades que se requiere para una comunicación efectiva. De acuerdo con MacLeod 10 se deben incluir los siguientes parámetros: observar y escuchar, reforzar y apoyar, preguntar, responder y dar información. Michelson y cols.11 señalan seis elementos básicos recolectados de varias teorías, y que son la médula de la adquisición de esta habilidad: 1.

Ser una habilidad aprendida.2. Estar compuesta por conductas verbales y no verbales.3. Incluir una adecuada iniciación, contando con respuestas apropiadas.4. Ofrecer las mejores recompensas al receptor.5. Requerir de un tiempo y un control adecuado de conductas específicas.6.

  • Estar influida por factores contextuales prevalecientes.
  • La comunicación del emisor (en este caso el médico) no sólo debe estar bien organizada, ser clara, manejar el tiempo, etc., sino que el médico debe estar continuamente al pendiente de la comunicación que recibe del receptor (paciente), que de forma verbal o no verbal está mandando señales, no siempre obvias, para que se le clarifique lo dicho y solicitar apoyo emocional, deberá observar si levanta barreras que dificultan la relación y la comprensión de la enfermedad y su tratamiento.12 Tipos de comunicación 1.

Comunicación oral o verbal, Hablar es más que sólo murmurar palabras, es un intercambio de ideas e información. Diariamente compartimos nuestros pensamientos, preguntamos y respondemos cuestiones. El preguntar es una habilidad fundamental en la salud. El uso del lenguaje, tanto de terminología médica como el lenguaje del diario, sirve para ofrecer una información clara de los deseos, necesidades, percepciones, conocimientos y estados afectivos.

Las características de una buena comunicación son: la precisión, la eficiencia y el apoyo. Su uso depende de contar con bases teóricas y prácticas del idioma y aprender a aplicarlas a nivel de la clínica con los pacientes, familiares, colaboradores, pares y la sociedad. Las conversaciones pueden llevarse a cabo en diversos ámbitos formales (en consultorios, hospitales u otro tipo de instituciones de salud), los informales se asocian más cuando el médico visita las casas o lugares de trabajo del paciente.2.

Comunicación paraverbal. Este tipo de comunicación incluye la cualidad de la voz, sonidos agudos o graves, volumen, entonación y estilo de hablar (norteño, influido por otro idioma, etc.) 3. Comunicación no verbal. Definido como el proceso de comunicación a través de señales (generalmente visuales) hacia un receptor, incluyen gestos, tacto, lenguaje corporal o postura, expresión facial y contacto visual.

Posee tres elementos: a) ambiental que se refiere a las condiciones en que la comunicación se lleva a cabo, b) las características físicas de los interlocutores, y c) la conducta de los comunicadores durante la interacción. Su función es participar en la comunicación a través de la expresión de emociones y actitudes, para acompañar la comunicación oral, ofreciendo señales que complementan la interacción entre las partes, la presentación de uno mismo (personalidad) y contribuye a los rituales del saludo.

Darwin relató en su libro La expresión de las emociones en el hombre y en el animal, 13 que todos los mamíferos muestran en su expresión facial sus emociones, fenómeno que es aceptado empíricamente por la gente. Los comunicadores consideran que las características físicas tanto modificables como no modificables provienen de señales conscientes o inconscientes, que cada individuo manda continuamente a su interlocutor.

  1. En la enseñanza de la comunicación se debe tomar en cuenta que las personas en general creen que lo primero que aprenden o escuchan es la verdad, y que al estar absorbiendo el mensaje, sin darse cuenta, están absorbiendo el medio ambiente, y empleando los demás órganos de los sentidos.
  2. Algunos autores estiman que el individuo recibe su información en un 83% de la vista, el 1% del gusto, el 11% del oído, el 3% del olfato y el 2% del tacto.14 Aunque se ha criticado este último, sí se considera que la comunicación no verbal puede ejercer cinco veces más efecto sobre la comprensión del mensaje que la comunicación verbal.15 Birdwhistell llamó a la comunicación no verbal “Kinesics”, y estimó que la persona promedio maneja 250 000 expresiones faciales que pueden ser reconocidas.13 La enseñanza de lo no verbal debe contemplar factores como los tonos de voz, que tienen cuatro veces más impacto que solo un video, 16 la “Háptica” referida al estudio de la comunicación a través del tacto tanto en el ser humano como en los animales.17 Otras dos formas de esta comunicación son: la comunicación no verbal asociada al medio ambiente que recibe el nombre de “Proxémica”, estudia como las personas utilizan y perciben el espacio físico de su alrededor.

Y la “Cronémica” que estudia el uso del tiempo en la comunicación no verbal; pues toma tiempo enseñar a comunicar adecuadamente los procedimientos a un paciente, lo que ayuda a evitar sorpresas durante o después del tratamiento; e implica para el emisor la lectura continua de las señales no verbales del receptor para dirigir con mayor asertividad la conversación.

A nivel de la medicina, se demostró que aquellas personas que sonríen más, disminuyen sus estados depresivos.18 Pacientes obesas o con síndrome premenstrual, tienen menos habilidades para interpretar las señales no verbales, a diferencia de las personas bipolares, en los cuales se encuentra elevada.19,20 Las personas con parálisis total de los nervios de la expresión facial, no puedentransmitir o recibir señales faciales no verbales.

La Universidad Estatal de Ohio encontró que losestudiantes que deseaban estudiar medicina familiar, psiquiatría, pediatría y gineco-obstetricia, interpretaban mejor las señales no verbales que aquellos alumnos que se decidían por radiología, cirugía o patología.21 4.

  1. Comunicación escrita.
  2. De la misma forma que la comunicación oral, la escrita contiene elementos no verbales expresados en el estilo de escribir, el arreglo espacial de las palabras y la distribución en una página.
  3. Se incorpora cada vez más la comunicación electrónica entre médicos y pacientes.
  4. Dicha comunicación conlleva muchas responsabilidades y peligros para los médicos, como dificultades para mantener la confidencialidad del paciente.22 Por otro lado, con frecuencia lo ahí escrito puede ser utilizado bien o mal por el paciente al mostrárselo a otros médicos, abogados o a la comisión de arbitraje médico, por lo que el saber redactar y expresar en forma clara y concisa la información solicitada es vital.
You might be interested:  Cual Es El Medico Que Trata El Pancreas?

Sigue siendo importante la caligrafía y el considerar que es “normal” que un médico tenga una letra ilegible, da como resultado, malas interpretaciones o incomprensión por parte del paciente, la lectura errónea del farmaceuta y molestias por parte de otros médicos que tratan de descifrar lo escrito.23 5.

La escucha activa. La enseñanza también debe incluirlo como parte de la comunicación para el médico, Wolvin y cols. describieron y resumieron los diversos tipos de escucha mencionados por loscomunicólogos en los siguientes: 24 • Escucha discriminativa, en el cual el receptor intenta distinguir los estímulos auditivos y visuales.

A este nivel el receptor hace una evaluación rápida del problema. • Escucha comprehensiva, es cuando se busca comprender el mensaje con el fin de recordar mensajes previos o guardarlo para una interacción futura. Ejemplo: asistir a conferencia, escuchar la radio, etc., poniendo atención en los hechos importantes, para comprender el mensaje que se recibe.

  • Escucha terapéutica, se escucha para ofrecer apoyo, ayuda y empatía a la persona que necesita hablar.
  • Un ejemplo es la paciente angustiada que llega a consulta.
  • Escucha crítica, donde la intención es evaluar el propósito del mensaje.
  • El emisor está tratando de persuadir, influir sobre las actitudes, creencias o acciones al receptor.

Ejemplo: el paciente que quiere convencer que no tiene por qué tomar un medicamento. • Escucha apreciativa, requiere que el receptor distinga las señales visuales y auditivas del mensaje, comprenderlo, procesar y apreciar el contenido para así poder responder.

Ejemplo: escuchar música. La enseñanza de la comunicación en medicina La comunicación médico-paciente es considerada un fenómeno multidisciplinario, multimetodológico y multidimensional. Es multidisciplinaria porque requiere de la lingüística, la psicología y la pedagogía; multi-metodológica porque necesita del empleo de diversos estilos y acercamientos a la comunicación de acuerdo con el paciente y la situación en que se encuentra; y multi-dimensional por que abarca desde la comunicación verbal, la no verbal, la paraverbal, la escrita y la mediática.

Una revisión de artículos asociados a cómo enseñar la comunicación, no muestran necesariamente semejanzas. Hay confusión en relación a si debe ser en un contexto académico o práctico, si debe ser teórico o experimental. Pero sea cual fuere el método elegido la enseñanza se adquiere mejor cuando sus metas son explícitas y se práctica dentro de las clases, en ámbitos sociales, en contacto con ámbitos hospitalarios y en la relación con los pacientes, familiares, pares, compañeros, etc.

Los estándares se pueden decidir basados en el contexto laboral que se desea enseñar a los alumnos. Todo programa deberá asegurarse de que observen los siguientes pasos: desarrollar, preparar, escuchar y comprender. Es vital recordar que el primero en utilizar correctamente la comunicación oral, no verbal y escrita debe ser el profesor, si el alumno no ve un modelo adecuado, no es extraño que esta habilidad se desarrolle deficientemente.

Enseñanza de la comunicación en Ciencias Básicas y Sociomédicas Cuando se piensa en el desarrollo de una adecuada comunicación, frecuentemente se piensa en la relación médico-paciente y se olvida que para el médico, ésta también debe extenderse a familiares, equipo de salud y la comunidad en donde labora.

A la vez, se descuidan los conocimientos, las habilidades y actitudes fundamentales, necesarios para favorecer esa interacción, sin los cuales, se entorpece una conversación, una explicación escrita o el lenguaje corporal o no verbal. En las ciencias básicas, se prepara al novato para el logro de una buena comunicación con el paciente y para ello, son indispensables capacidades previas compuestas por habilidades generales de la comunicación, escritura y manejo de los movimientos corporales.

En el área de la transmisión verbal u oral, se requiere de la expresión clara y comprensible, tono de voz apropiado, contenido emocional adecuado al tema de conversación, evitar el empleo de “muletillas” o palabras repetitivas como: “este”, “ahhh”, “como dije”, “ven”, entre otras palabras.

La comunicación escrita requiere de una buena redacción, un contenido dirigido específicamente al tema, sin desviaciones innecesarias, y que siga un orden (por ejemplo, introducción, desarrollo, conclusiones). Por último -y no puede considerarse de menos valor-, la comunicación no verbal 24 que se expresa en la mirada, movimientos corporales de interés, ansiedad, aburrimiento, etc., que será descifrada como un comportamiento aceptable o no por el receptor.

Lo anterior, se verá reflejado en la forma en que es recibida la información presentada por parte de los compañeros y del mismo profesor. El objetivo a este nivel es desarrollar en el alumno una adecuada capacidad de intercambiar conocimientos, ideas propias y emociones, en forma clara y concisa con el fin de que le sirva de base para aprender a llevar una adecuada comunicación en la relación médico-paciente, con sus pares, el equipo de salud, los familiares y la comunidad en donde labore.

Deberá aprender a sentirse cómodo, tanto en su expresión oral como escrita y congruente con la no verbal, siendo asertivo y abierto a los comentarios que retroalimentarán la información que brinda. En esta primera etapa del desarrollo de la comunicación se busca entrenar al estudiante en habilidades generales de: • Comunicación escrita.

A través de enseñarle como realizar: ensayos, presentaciones computarizadas como en PowerPoint u otros, resúmenes, contestar cuestionarios abiertos, etc. • Comunicación oral. A través de desarrollar habilidades para: exponer un tema, dar respuestas a preguntas durante una clase, realizar debates, interactuar en pequeños grupos, realizar role-play, sociodramas, presentaciones, etc., a las cuales se le agrega la comunicación no verbal,

Esta debe señalar los puntos generales de una buena postura durante las presentaciones, explicando los pros de tener una buena interacción con el grupo que lo escucha, cómo responder a las preguntas o comentarios de otros, cómo hacer partícipes a los oyentes, etc. • Aprender a comunicarse en grupo implica hablar cuando no se está de acuerdo para defender un punto de vista, desarrollar claridad de expresión para asegurar la secuencia para la emisión y la recepción de mensajes, todo ello como preparación para el manejo de situaciones clínicas que pueden evitar o causar errores que ponen en peligro al paciente.

• Analizar videos o películas ad hoc que muestren personas o situaciones clínicas en el cual el alumno puede observar la conducta y emitir opiniones sobre la claridad del lenguaje, mensajes que seperciben, etc., para corregir inclusive su propia actuación en circunstancias semejantes.

Enseñanza de la comunicación en la clínica El tiempo dedicado a la enseñanza de la comunicación en la clínica es en general pobre, algunas universidades le dedican menos del 5% del currículo y en las residencias, éste se reduce aún más. El entrenamiento continuo de la comunicación durante los años clínicos tiene varios funciones y beneficios: a) la adquisición dinámica de nuevos conocimientos y habilidades integradas a la experiencia existente, b) la repetición del aprendizaje evita el decaimiento de las habilidades existentes y c) ayuda a mejorar el desarrollo de dichas habilidades.

En un estudio realizado por Hulsman y cols. en 1999, 25 se encontró que los métodos más empleados en la clínica incluían: conferencias, role-play, análisis de videos de pacientes reales, realimentación de su actuación con pacientes, realimentación con videos, discusiones y realimentación escrita.

En donde los objetivos a alcanzar se asocian con: revisión de conocimientos, analizar y mejorar las conductas afectivas, receptivas e informativas, análisis del comportamiento y manejo del paciente. Los métodos para alcanzar estos objetivos se lograron a través de: • Analizar las conductas del receptor: usando preguntas abiertas para conocer la opinión de los pacientes; cómo estimulaba la comunicación, la escucha activa, si analizaba o no los signos verbales o no verbales y el silencio respetuoso.

• Analizar la conducta del informante: cómo ofrece información, si educa al paciente, los consejos ofrecidos, como transmite informaciones desagradables, (malas noticias) y el empleo de términos no médicos. • Analizar las conductas interpersonales y afectivas: cómo construye la relación, manejo de las metas en común, interrogar aspectos asociados con las preocupaciones del paciente, sus problemas psicosociales y emocionales.

  1. Su forma de reflexionar sobre los comentarios.
  2. Si despierta confianza, empatía y si expresa preocupación por atender al paciente.
  3. Una parte generalmente ignorada en el proceso de enseñanza-aprendizaje, es el interés del alumno en aprender comunicación lo que facilita o inhibe la adquisición de estas habilidades.

En parte, debido a otros aspectos que le son más importantes como los conocimientos y habilidades asociadas directamente con la clínica. Enseñando comunicación en situaciones difíciles Es conveniente desarrollar talleres para tratar tópicos específicos como: malas noticias, obtener un consentimiento informado, manejar pacientes difíciles, y realizar conversaciones con familiares referente a decisiones de vida o muerte de un paciente críticamente enfermo.a.

La comunicación de “malas noticias” se basa en expresar información amenazante, de tal manera que promueva la comprensión, hablar del desarrollo del cuadro y una sensación de apoyo continuo. Haberse presentado con el paciente o familiar, contar con un espacio privado, asegurar que el médico esté al mismo nivel visual que el que escucha.b.

La comunicación en un conflicto, este paso ayuda a disminuir la posibilidad de conflictos dentro de la relación con el interlocutor, a través de seis pasos para lograr un adecuado rapport : • Mantenerse atento. • Escuchar con cuidado. • Tratar de ver su punto de vista.

  1. Responder a la crítica con empatía.
  2. Aceptar la responsabilidad de los actos de uno.
  3. Usar el “yo” y no agredir al otro señalando lo mal que actuó.c.
  4. La comunicación del “no” a un paciente demandante. La Dra.
  5. Broome de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, 26 señala que decirle no a un paciente demandante requiere de habilidades propias como son entre otras: • No decir que se calme, sino mostrar calma.

• Bajar la voz para lograr la atención del paciente. • Escuchar no sólo las necesidades expresadas sino también lo no dicho verbalmente. • Evitar discutir usando comentarios apropiados. • Resuma lo expresado por el paciente. • Enterarse de las metas que está demandando y qué es lo que quiere lograr.

  1. • Asegurar la solución del problema sólo cuando el paciente ha razonado y entendido las metas que le explicó.
  2. Lo anterior dentro de un marco de escucha activa, reflexión, empatía, respeto, contacto visual, actitudes no verbales de aceptación y paciencia.
  3. La evaluación de la enseñanza de la comunicación
  4. En las Ciencias Básicas

La evaluación del alumno contempla lograr que muestre una adecuada capacidad de intercambiar conocimientos, ideas propias y emociones, en forma clara y concisa con el fin de que le sirva de base para aprender a llevar una adecuada comunicación en la relación médico-paciente, con sus pares, el equipo de salud, los familiares y la comunidad en donde labore.

Deberá aprender a sentirse cómodo, tanto en su expresión oral como la escrita, y congruente con la no verbal, siendo asertivo y abierto a los comentarios que retroalimentarán la información que brinda. Para ello, se pueden utilizar instrumentos que evalúen la calidad de su expresión oral y no verbal, ya sea de manera individual o grupal.

Dichos formatos de evaluación pueden desarrollarse a través del uso de: listas de cotejo, rúbricas, cuestionarios escritos, respuestas orales o escritas a preguntas específicas, entre otros. En la Clínica La evaluación en la clínica de la comunicación se dirige hacia tres niveles: 1.

  • La autoevaluación del mismo alumno-médico, que valora su conducta durante la comunicación con el paciente.
  • Este sistema tiende a ser considerado subjetivo y sesgado, por las propias observaciones del estudiante a favor de sí mismo o en contra.2.
  • La evaluación medible, que se enfoca en los conocimientos adquiridos, habilidades y actitudes.

Esto a través de exámenes estructurados, semiestructurados o abiertos o con el empleo de listas de cotejo o rúbricas.3. La evaluación que analiza los resultados de la comunicación del alumno-médico directamente en la interacción con el paciente que pueden ser: medidas proximales, cuando el profesor evalúa al alumno frente a un paciente o a través de una filmación de su interacción con el mismo, y medidas distales, que observan el interés, aceptación, ansiedad y salud general del paciente.

Resultados de una buena comunicación efectiva Llevar a cabo una enseñanza adecuada de todas éstas y otras áreas favorece el desarrollo de una comunicación efectiva, y enriquece formación de médico, pudiéndose observar en su práctica profesional resultados como los siguientes: 27 • Diminución de la angustia y depresión en el paciente.

• Mayor satisfacción del paciente. • Mejorar el apego al tratamiento. • Mayor resolución de síntomas. • Mejorar los resultados finales del paciente. • Menos búsquedas de estudios de laboratorio. • Disminuir el riesgo de un error médico. • Reducir el número de reclamos para un arbitraje médico.

  • • Mejorar la satisfacción del médico.
  • Recepción 15 de mayo 2012;
  • aceptación 20 de junio 2012

Correspondencia: Río Mixcoac 66, depto.402, Colonia del Valle. México D.F., México. Teléfono (casa): 5524 6628, (oficina): 5663 0091. Correo electrónico:, : La enseñanza de la comunicación en medicina | Investigación en Educación Médica

¿Qué es la comunicación efectiva entre médico y paciente?

Resumen Las habilidades comunicacionales son parte del quehacer de un buen médico. Existe evidencia consistente que permite apoyar la docencia de comunicación efectiva en medicina. Este artículo describe cómo la comunicación médico-paciente se diferencia de otras competencias en medicina y el desarrollo de la docencia en comunicación en una escuela de medicina en Chile.

Se describen las premisas necesarias de considerar en la planificación de la docencia en comunicación en el pregrado y cómo estas incidieron en el desarrollo de la docencia de las habilidades comunicacionales en nuestro currículo de pregrado. Los programas de educación médica debieran incluir en todo nivel curricular, la enseñanza de la comunicación médico-paciente.

Al diseñar la malla curricular es importante considerar cómo se aprenden las habilidades comunicacionales y utilizar diversas formas de observación de la entrevista médico-paciente para facilitar el aprendizaje. Palabras clave: Comunicación Relación médico-paciente Educación médica Abstract Effective communication skills form part of being a good doctor.

Today there is solid evidence to support the teaching of effective communication skills in all medical schools. This article describes how communication is different from the other skills that medical students and residents need to learn, how this affects teaching and learning, and the application of these ideas in a Chilean medical school.

We describe the premises that need to be taken into consideration when planning teaching communication in medicine and illustrate how these affected the development of our teaching of communication in our undergraduate curriculum. All medical education programmes should include formal teaching on the doctor-patient relationship, but must take into consideration the aspects of communication teaching that make it different from teaching other aspects of medicine.

Keywords: Communication Physician-Patient Relation Education medical Texto completo Introducción En los años 70, las competencias clínicas básicas de un médico incluían solamente tres elementos: conocimiento clínico y técnico, examen físico y resolución de los problemas médicos (problem-solving skills).

You might be interested:  Que Te Hacen En Un Examen Medico De La Cruz Roja?

Las habilidades comunicacionales estaban ausentes de esta lista. La mayoría de los médicos consideraban que la comunicación era una habilidad innata, propia del profesional, que no se podía aprender y, por lo tanto, no requería enseñanza. Los primeros intentos de introducir la enseñanza de la comunicación en la malla curricular de las escuelas de medicina fueron rechazados por la mayoría de los profesores clínicos 1,

  1. Mucho ha cambiado desde entonces.
  2. En 1999, la Asociación Americana de Escuelas de Medicina (AAME) ya dio un giro a lo que se venía enseñando hasta ese momento, publicando un informe especial sobre comunicación médico-paciente, en el cual concluyó que toda escuela de medicina debería realizar una evaluación formal de la calidad de la comunicación de sus estudiantes 2,

Los informes más recientes, elaborados por el Consejo de Acreditación para la Educación Médica de los Estados Unidos, exigen que las escuelas de medicina, para ser acreditadas, enseñen las habilidades comunicacionales de manera formal y sujeta a evaluación tanto en sus programas de pregrado como de posgrado 3,4,

  • Actualmente, la comunicación efectiva es considerada como una de las competencias básicas de la educación médica 5,6,
  • Dos fueron los principales factores responsables de que la actitud y la práctica hayan dado tal giro.
  • El primero fue el crecimiento exponencial de la evidencia que da cuenta de la eficacia de la comunicación en medicina y el apoyo que han otorgado dichos resultados en la práctica.

Aunque ya se contaba con evidencias sustantivas desde hace unos 40 años, la mayoría de los estudios datan de las últimas 2 décadas y han configurado una sólida base de evidencia científica, gracias a la cual se han determinado las habilidades indispensables para una comunicación efectiva y se ha establecido de manera fehaciente que pueden ser enseñadas y por lo tanto aprendidas 7,

  • El segundo factor fue la aparición de métodos que facilitan la observación de las entrevistas médicas: la filmación, la utilización del espejo unidireccional y el uso de pacientes simulados en la docencia.
  • Estos métodos han permitido mejorar tanto la investigación como la enseñanza y la evaluación en esta área.

Así, actualmente la mayoría de las escuelas de medicina en Estados Unidos y Europa incluyen dentro de la formación de pregrado un entrenamiento formal de las habilidades de comunicación de sus estudiantes 7,8, a cargo de profesores que son, muchas veces, médicos familiares 9,

Poco se ha publicado en el mundo de habla hispana sobre la enseñanza de la comunicación médico-paciente durante los estudios de pregrado. En España, por ejemplo, la dimensión comunicacional de la profesión médica no ha sido implantada por las universidades como un área integral del currículo 10, En efecto, el desarrollo de la docencia ha sido focalizado a un nivel de posgrado 9 a través de asignaturas optativas o de libre elección 11,

En otros países hispano-parlantes, a pesar de que tanto los docentes como los estudiantes han demostrado interés por la comunicación médico-paciente, poco se ha visto reflejado en el currículo 12–14, Las universidades chilenas empezaron a interesarse en la enseñanza de la comunicación en medicina relativamente tarde, en los años 1990 15,

  • Es así como la enseñanza formal de las habilidades comunicacionales fue incorporada a la malla curricular de pregrado por la Pontificia Universidad Católica de Chile en el año 1996 y por la Universidad de Chile en el año 2000.
  • El desarrollo incipiente en el mundo hispano-parlante de docencia de comunicación en el pregrado hace prioritario reflexionar acerca de cuál es la forma más efectiva de enseñar la relación médico-paciente en nuestro medio.

En este artículo se presentará, en primer lugar, las particularidades de la enseñanza de comunicación en medicina que hacen que su aprendizaje sea diferente al de otras áreas del currículo. Más adelante se presentará nuestra experiencia de 15 años como docentes de pregrado en el aprendizaje de habilidades comunicacionales y el aprendizaje formal en comunicación en el currículo actual de pregrado, dando cuenta de lecciones aprendidas y nuestros desafíos para el futuro.

Las particularidades de la enseñanza de comunicación en medicina que hacen que su aprendizaje sea diferente La tabla 1 resume estas premisas. La competencia comunicacional se diferencia de las otras competencias en medicina Desde el primer día del currículo del estudiante de medicina, el aprendizaje de la comunicación presenta diferencias con otras competencias médicas.

A diferencia de lo que ocurre con la anamnesis o el examen físico, por ejemplo, donde los estudiantes de primer año comienzan de cero o de un nivel de competencias muy básico, la comunicación la vienen practicando por años, se puede decir desde que nacieron, y, por lo tanto, ya tienen «algún grado» de destreza.

El factor motivador de estar aprendiendo algo completamente nuevo parece estar menos presente en el área de comunicación y es, tal vez, una de las razones por la que los estudiantes no se entregan de igual manera a la práctica de habilidades de comunicación que al aprendizaje, por ejemplo, sobre cómo palpar un hígado.

Es por esto que la forma como los estudiantes se han relacionado por tantos años antes de entrar a la escuela debe ser observada, analizada, reconocida y, probablemente, requerirá de una adaptación a esta novedad: la relación médico-paciente. Comparada con el aprendizaje de otras materias en medicina, no existe un techo de aprendizaje en comunicación, una meta por lograr.

No se llega a ser «experto» en comunicación, nadie podría decir lo sé todo, de manera que después se trate simplemente de mantener el manejo de las habilidades. No hay recetas rápidas para mejorar la relación médico-paciente. Comunicar a un nivel de competencia profesional envuelve un conjunto de habilidades complejas e interrelacionadas y aprenderlas, mantenerlas y mejorarlas es una tarea de toda una vida.

La comunicación está relacionada al concepto de sí mismo y a la autoestima. Las personas perciben la forma en que se comunican como una parte de cómo son, de cuánto se valoran a sí mismos. La enseñanza sobre comunicación puede presentar una amenaza a la propia intimidad del estudiante y hace aún más importante la necesidad de crear un ambiente de aprendizaje que favorezca un clima de confianza.

La comunicación efectiva es una habilidad aprendida más que un rasgo de personalidad La comunicación efectiva en medicina es una serie de habilidades aprendidas o, como algunos dicen, un conjunto de procedimientos que tienen como fin mejorar el cuidado del paciente. Para ser «efectiva» el médico debe centrarse en habilidades específicas y no solo en una vaga noción de cómo mejorar la comunicación en general.

Aprender a comunicar/comunicarse efectivamente es tal vez como aprender a jugar tenis profesionalmente. Para llegar a ser un profesional del tenis es necesario centrarse en diversas habilidades y estrategias y no solo en el juego en general. Así como las habilidades atléticas se deben practicar permanente y conscientemente, las habilidades comunicacionales en medicina se pueden atrofiar si no se tiene conciencia de ellas y no se practican.

  1. Esto no quiere decir que la personalidad esté desconectada de todo el resto.
  2. La actitud y el deseo de aprender influirán en el aprendizaje y la personalidad puede gravitar en ambos factores.
  3. Cuando se refiere a comunicación, se puede decir que cualquier persona que quiera aprender puede hacerlo, siempre y cuando las dificultades que presente no sean el resultado de problemas psiquiátricos previos.

Aun los aprendices que inicialmente presentan actitudes negativas o se muestran a la defensiva pueden lograr comunicar de manera más efectiva si tienen la ayuda apropiada y si se han puesto en la disposición de querer hacerlo. Cabe decir que llevarlos a dicha disposición no es tan difícil como parece.

  • La sola experiencia no hace a un buen docente La experiencia por sí sola puede ser un mal profesor en comunicación.
  • Aun cuando es una excelente reforzadora de los hábitos, la experiencia tiende a no discriminar entre los buenos y los malos hábitos.
  • Muchas competencias en medicina se aprenden mejor por modelaje.

Sin embargo, varios estudios han demostrado que, sin intervención explícita, las habilidades comunicacionales de los estudiantes de medicina empeoran a lo largo del currículo 16,17, El modelaje en comunicación tiene algunas dificultades en la medicina de hoy.

  1. Los docentes clínicos generalmente no distinguen entre la atención al paciente y la enseñanza de cómo resolver los problemas médicos al lado de su cama.
  2. Aunque quienes están aprendiendo creen que están observando el modelo de atención al paciente de sus docentes en el mundo «real», en realidad, lo que a menudo están observando en la sala corresponde al proceso de diagnosticar y al ejercicio de su competencia de resolución de problemas.

Los estudiantes suelen percibir únicamente parcialidades de la relación médico-paciente, logrando rara vez observar, y mucho menos discutir, el espectro completo de las habilidades de comunicación que están implícitas al establecer un vínculo con el paciente o al mantener la relación a lo largo del tiempo.

  1. Desafortunadamente, los estudiantes comienzan percibiendo que la comunicación efectiva es simplemente «resolver el problema».
  2. Lo dicho anteriormente no significa que una atención óptima al paciente otorgada con una comunicación ejemplar no ocurra.
  3. Sin embargo, estudios indican que cuando los docentes utilizan habilidades de comunicación, a menudo los estudiantes no están presentes para verlos y los docentes no saben poner nombre a lo que están haciendo 18–20,

Como consecuencia, los estudiantes no son capaces de reconocer ni de identificar las habilidades de comunicación que el docente utiliza. Requiere de enseñanza formal, didáctico-experiencial El aprendizaje de comunicación efectiva requiere una enseñanza formal, no solamente aprendizaje por experiencia.

Se considera que 5 elementos serán necesarios en ésta: definición y delineamiento sistemático de las habilidades; observación de los estudiantes ejecutando su habilidades; feedback o retroalimentación; práctica o ensayo de las habilidades; evaluación 21, La definición y delineamiento sistemático de las habilidades que serán aprendidas es una parte muy importante para «rayar la cancha» (fijar límites) a los estudiantes.

Existen variadas guías que presentan las habilidades efectivas ordenadas en formatos fáciles de «digerir» y que han sido validados en estudios psicométricos 22–24, Sin embargo, el conocimiento por sí mismo no se traduce directamente en hechos, se pueden leer muchos libros sobre tenis y las habilidades mejorarán muy poco.

Ser capaz de «comprender» no es lo mismo que ser capaz de «hacer». Si realmente se quiere mejorar la comunicación médico-paciente, tenemos que asegurar no solamente que los estudiantes y médicos conozcan las habilidades que permiten que la comunicación sea efectiva (¿sabe usted?), sino que además practiquen dichas habilidades (¿puede usted hacerlo?); y, por último, que utilicen en su quehacer diario una comunicación efectiva (¿la práctica en la realidad?) 25,

Hasta hace poco, un estudiante podía pasar por una escuela de medicina sin que un docente lo observara durante sus entrevistas con pacientes hospitalizados o ambulatorios. Como consecuencia, escasamente podía recibir retroalimentación detallada de su propia comunicación con los pacientes.

Para volver a la metáfora del tenis es como si el entrenador dijera que para llegar a ser un jugador de tenis profesional todo lo que se tiene que hacer es mirar mucho tenis y después, simplemente, salir y jugar muchos partidos. Sentarse en la consulta o al lado de la cama para observar un estudiante, además de ser muy consumidor de tiempo, es algo intimidante para el estudiante y también para el paciente.

Los nuevos métodos de observación de la entrevista -ya sea directamente, usando salas con espejos unidireccionales; o indirectamente, observando una filmación de la entrevista- permiten que la observación se desarrolle no solo de manera más discreta, sino también menos invasiva.

Además, el uso de pacientes simulados permite moldear la relación médico-paciente con fines docentes, por ejemplo, interrumpiendo, repitiendo la entrevista o representando situaciones difíciles. Estructurando la observación usando una guía permite reconocer, nombrar y describir las habilidades comunicacionales utilizadas por el entrevistador 26,

El reflexionar mediante una retroalimentación entregada en forma específica sobre sus conductas observables permite al estudiante darse cuenta, reconocer y mejorar su competencia relacional. Por otro lado, si la entrevista ha sido grabada, el entrevistador puede observarse a sí mismo, lo que constituye una potente herramienta para el autoaprendizaje y la autoevaluación.

Aprendizaje sobre comunicación medico-paciente en el pre-grado, escuela de medicina, pontificia universidad católica de chile Reinventando la rueda Desde el año 1995 nuestra escuela de medicina ha estado interesada en desarrollar un continuo humanista en el currículo. Es así como en el año 1996 se formó un grupo de docentes interdisciplinario, guiado por un grupo de especialistas en comunicación de España.

En el mismo año, se incorporó al currículo del cuarto año de medicina el curso de Relación de Ayuda dictado por José C. Bermejo, Hermano Camiliano, Doctor en teología sanitaria, magíster en bioética y counselling, director del Centro de Humanización de la Salud en Tres Cantos, España.

  1. Desde entonces hemos reinventado la rueda, siguiendo un camino quizás ya recorrido por las escuelas anglosajonas en una época anterior.
  2. Los principales cambios están resumidos en tabla 2,
  3. El primer curso fue dictado en aula con más de 90 alumnos y produjo en los estudiantes gran expectación y motivación por lo novedoso del tema.

No obstante, en los siguientes cursos dictados por docentes locales, aunque fueron bien evaluados por los estudiantes, los docentes percibieron la dificultad de mantener el interés y de lograr la participación de tan numeroso grupo. Por ello, tal como se recomienda en la literatura médica, se decidió dar el curso en grupos más pequeños.

  1. Se dividió el curso completo en 6 grupos de 15 estudiantes cada uno, creando grandes dificultades de conseguir docentes clínicos para realizar la docencia.
  2. No obstante, los cambios no se logró motivar mayormente a todos los estudiantes.
  3. La creencia era que lo que hacían espontáneamente en términos comunicacionales funcionaba bien y, por lo tanto, su creencia era que «sabían cómo hacerlo» 27, aunque ni ellos ni sus docentes habían examinado detenidamente qué es lo que «hacían» exactamente.

Posteriormente se introdujo el uso de role-play entre los estudiantes, usando casos creados por el docente. El resultado de esto fue que se logró una estructura más clara para las sesiones, y permitió a los estudiantes practicar sus habilidades y recibir retroalimentación de los docentes y sus pares.

  1. No obstante, la resistencia persistió en los estudiantes.
  2. En parte debido al pánico escénico descrito cuando las metodologías nuevas y experienciales son introducidas en escuelas de medicina 21,
  3. Quizás el grupo de 15 estudiantes fue aún demasiado grande para poder crear el clima de confianza necesaria, tomando en cuenta que lo propuesto para grupos chicos es 6-8 estudiantes 28,
You might be interested:  Que Es El Examen Medico Periodico?

Otro problema importante fue los docentes. Al usar la metodología de grupos pequeños, se aumentó el requerimiento de docentes, especialmente al inicio cuando se hicieron todos los talleres en forma paralela. Los docentes clínicos sentían que no tenían herramientas para impartir el tema comunicación médico-paciente, especialmente con las nuevas metodologías de observación de role-play y feedback.

  • Esto llevó a que la docencia fuera realizada por docentes no clínicos con interés en comunicación.
  • Sin embargo, el entusiasmo de estos docentes no clínicos no fue suficiente para motivar a los estudiantes: estos no veían en los docentes no clínicos a un modelo de su quehacer diario, y por otro lado estando en la sala no se encontraban con docentes clínicos modelando las habilidades y actitudes que hacían parte del curso.

Percibían una dicotomía entre lo enseñado y lo que realmente ocurría en la sala del hospital. Además nunca fueron observados entrevistando pacientes reales, ni en su docencia clínica ni en sus evaluaciones, en las cuales la competencia comunicacional estuvo ausente.

• Evaluación ECOE/OSCE: Desde el año 2000 se iniciaron evaluaciones clínicas objetivas y estructuradas (ECOE/OSCE) 29, Es conocido que lo que motiva a los estudiantes es lo que se evalúa. La introducción de evaluaciones con estaciones en las que se entrevistan pacientes, permite una evaluación objetiva de las interacciones estudiante-paciente y por lo tanto fue un factor clave en el desarrollo del aprendizaje de habilidades comunicacionales. El avance ha sido tal que actualmente tenemos evaluaciones tipo ECOE/OSCE en 5 de los 7 años de nuestra carrera. • Nuevos métodos de observación: desde el año 1997 se comenzaron a utilizar, como métodos de enseñanza y de evaluación de pregrado, los pacientes simulados, así como los espejos unidireccionales y filmaciones (desde el año 2000), esto permitió facilitar la observación de las entrevistas realizadas por los estudiantes. Actualmente se cuenta con 13 salas con espejo unidireccional y un equipo de más de 30 pacientes simulados. • Formación docente en comunicación en medicina: en el año 2002 se comenzó a impartir el Diploma en Educación Médica, uno de cuyos cursos obligatorios es «Introducción a la docencia en comunicación centrada en la persona». A la fecha, más de 200 docentes han realizado este curso 30, En 2005 el centro de educación médica contrató una especialista en comunicación no médico, quien ofrece apoyo a los docentes clínicos.

El aprendizaje formal en comunicación en nuestro currículo actual En la tabla 3 están resumidas las recomendaciones internacionales para docencia en comunicación 9,31, Usando estos mismo puntos describimos el aprendizaje formal en comunicación en nuestra formación de pregrado, que es de 7 años.

  • Enseñanza formal a lo largo del currículo Actualmente existen cursos formales de comunicación en tercero, cuarto, sexto y séptimo año.
  • El énfasis del curso en tercer año «La entrevista médica» está puesto en el conocimiento (clases teóricas) y en la práctica (taller de 21 h) tanto de las habilidades comunicacionales como de la anamnesis tradicional, complementándose ambas competencias.

En cuarto año el curso formal «Relación paciente-médico» tiene una duración de 12 h, fraccionadas en 3 sesiones de reflexión sobre la aplicación de habilidades comunicacionales conocidas y practicadas en tercer año de forma inicial. En sexto año se desarrolla un taller (4 h) con un desafío específico: malas noticias.

Finalmente en séptimo año, durante el internado de medicina familiar, existe la posibilidad que observen y reciban feedback de una filmación de su atención con pacientes reales. De lo más «sencillo» a lo más complejo En tercer año se comienza con situaciones de menor complejidad, más «sencillas», practicando la entrevista con pacientes simulados.

En cuarto año se presentan ciertos desafíos comunicacionales en función de la clínica y planteados por los propios alumnos en su quehacer diario. Es así como en tercer año la dificultad está dada en términos de entrevistar pacientes simulados, luego en cuarto su enfrentamiento es con pacientes reales o simulados y en salas con espejo unidireccional para luego en el internado ser filmados en sus entrevistas con pacientes reales.

  1. Docencia en grupos pequeños y en un de clima de confianza Los cursos formales de docencia en comunicación en la clínica son realizados en un formato de talleres con grupos de entre 10 a 15 estudiantes.
  2. La docencia se centra en los estudiantes, trabajando a partir de los problemas que son significativos para ellos y facilitando la reflexión, la autoevaluación y el conocimiento personal.

Metodologías experienciales Los estudiantes practican observación estructurada, utilizando desde su cuarto año una ficha relacional adaptada en Chile de las guías de Calgary Cambrigde 32, Esta ficha permite anotar y analizar las agendas y condicionantes tanto del médico como del paciente, y las habilidades demostrado tanto en las diferentes etapas de la entrevista, como en la estructura y creación de la relación.

  • Aplicando la ficha en algunos escenas de de la película Wit y cuando observan y dan feedback a sus pares quienes entrevistan a pacientes simulados o reales.
  • Evaluación con observación de entrevistas Los estudiantes son informados que sus habilidades comunicacionales serán evaluadas en los diferentes OSCE/ECOE a lo largo de su formación, lo que claramente aumenta su interés por aprender y comprender lo que exactamente deben demostrar durante las evaluaciones.

El uso de una pauta que delimita las habilidades comunicacionales efectivas permite definir las reglas tanto para el estudiante como para sus evaluadores 33, Uno de nuestros grandes desafíos actuales es tener una pauta que permita medir las habilidades efectivas mostradas por nuestros alumnos en los OSCE/ECOE y que sea lo suficientemente precisa para poder reconocer quiénes son aquellos que presentan tales habilidades y lo suficientemente sencilla como para que un docente clínico la pueda completar en forma adecuada.

En este sentido existen varias pautas en español para la evaluación de habilidades comunicacionales 34–36 ; sin embargo, ninguna ha sido validada en Chile. Docencia realizada por docentes capacitados Otro gran desafío que nos presenta es motivar y capacitar a los docentes clínicos en docencia en comunicación ya que un gran porcentaje de ellos no tiene formación en esta área.

No obstante, esta situación está en evolución ya que un número importante de docentes ya han tomado el curso «Introducción a la docencia en comunicación» en nuestra Diplomatura de Educación Médica. En el curso de cuarto año se ha optado por realizar codocencia (con un docente especialista en comunicación y un docente clínico) como una forma de apoyar y motivar a los docentes clínicos.

Es así como se ha logrado reclutar para el curso de cuarto año docentes clínicos quienes han sido motivados por el curso en nuestro Diplomado de Educación Médica. Aun así, sigue siendo una dificultad la falta de docentes clínicos dispuestos a integrar la docencia de comunicación en su docencia clínica.

Todavía existe una brecha entre lo que se enseña en comunicación y lo que se enseña en la clínica. El buen modelaje de entrevistas centradas en el paciente sigue siendo escaso y la docencia de habilidades comunicacionales durante las rotaciones clínicas sigue estando en segundo plano.

Pensamos que esto es un proceso de largo alcance y que la esperanza está puesta en las nuevas generaciones de docentes, quienes ya han tenido experiencias positivas en su aprendizaje sobre su relación médico-paciente durante su formación de pregrado. También se requiere una apuesta de parte de las autoridades por desarrollar aún más la docencia en comunicación.

Y tal como lo recomienda la literatura especializada, nuestros docentes clínicos que se interesan en hacer docencia en comunicación necesitan de parte de la institución contar con un tiempo protegido para poder desarrollar esta actividad. Otro reto es la evaluación del impacto de la docencia sobre comunicación en nuestro currículo.

La opinión de los estudiantes está reflejada en las notas que fijan en sus evaluaciones de los cursos de comunicación, que en los últimos años han sido excelentes. Es probable que estudios con métodos cualitativos puedan reflejar en mayor profundidad el impacto de esta docencia en el aprendizaje de nuestros estudiantes y docentes.

La importancia de la relación médico-paciente – Dr. José Antonio Parejo

Conclusión Todos quienes se dedican a la medicina clínica deberían ser capaces de poner en práctica las habilidades comunicacionales como una herramienta facilitadora de la relación con sus pacientes. Promover el aprendizaje de habilidades efectivas (y, por lo tanto, de actitudes efectivas) es una tarea importante y necesaria en la docencia de pregrado y posgrado.

  1. Se requiere ejercer la docencia en pequeños grupos y el uso de metodologías innovadoras que permitan la observación estructurada de las entrevistas.
  2. Para que esto sea una realidad es necesario que el entrenamiento de esta competencia se extienda a los residentes y a los médicos clínicos, especialmente a aquellos docentes que son modelos para los estudiantes en formación.

Es un desafío no quedarse en niveles superficiales y promesas sino, por el contrario, alcanzar niveles profesionales en la competencia relacional. Financiación La visita de Suzanne Kurtz a Chile en 2005 fue financiada por un proyecto FONDEDOC de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Conflicto de intereses Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses. Agradecimientos Quisiéramos agradecer al Dr. Vicente Valdivieso su cuidadosa revisión de este trabajo Bibliografía Pendleton D, Schofield T, Tate P, Havelock P. The Consultation. An Approach to Learning and Teaching. Oxford University Press, 89 A.D.

Association of American Medical Colleges. Medical School Objectives Project: Report III -Contemporary Issues in Medicine: Communication in Medicine. Washington DC:Association of American Medical Colleges;1999. AAMC Liaison Committee on Medical Education Functions And Structure of a Medical School Standards for Accreditation of Medical Education Programs Leading to the M.D.

  1. Degree. Disponible en: http://www.lcme.org/functions2008jun.pdf AAMC Interprofessional Education Collaborative (IPEC).
  2. Core Competencies for Collaborative Practice.
  3. Washington DC:Association of American Medical Colleges; 2011.
  4. Aspegren K.
  5. Teaching and Learning Communication Skills in Medicine: a review with quality grading of articles.

Editor Association for Medical Education in Europe AMEE, Series Monografia Dundee, Scotland UK:Best Evidence Medical Education Guide;1999. Association of American Medical Colleges. Medical School Objectives Project: Report III -Contemporary Issues in Medicine: Communication in Medicine.

Washington DC:Association of American Medical Colleges; 1999.R. Ruiz-Moral. Programas de formación en comunicación clínica: una revisión de su eficacia en el contexto de la enseñanza médica. Educación Médica, 6 (2003), pp.159-167 C. Cleries, J. de Nadal, L. Branda. Formar en comunicación a los estudiantes de medicina.

A propósito de un seminario para profesores universitarios. Educación Médica, 9 (2006), pp.2-5 R. Ruiz-Moral, L.A. Perula de Torres, L. Barrios, J.M. Parras-Rejano, J. Aparicio, A. Lemos, et al, Efectividad de un curso de pregrado sobre medicina de familia.

Validez y fiabilidad de un test de concordancia script. Educación Médica, 7 (2004), pp.78-84 A. Alonso-Gonzalez, O. Kraftchenko-Beoto. La comunicación médico-paciente como parte de la formación ético-profesional de los estudiantes de medicina. Rev Cubana Educ Med Super, 17 (2003), pp.39-46 C. Sogi, S. Zavala, M.

Olveros, C. Salcedo. Autoevaluación de formación en habilidades de entrevista, relación médico paciente y comunicación en médicos graduados. Anales de la Facultad de Medicina, 67 (2006), pp.30-37 D. Garcia-Huidobro, F. Nunez, P. Vargas, S. Astudillo, M. Hitschfeld, R.

  • Gennero, et al,
  • Undergraduate medical students’ expectative of their desired profile as medical doctors.
  • Rev Med Chil, 134 (2006), pp.947-954 E. Rosselot.
  • Looking for the physicians that our countries need: emphasis on communication and training of academics.
  • Rev Med Chil, 131 (2003), pp.331-337 G.P.
  • Maguire, D.R.

Rutter. History-taking for medical students. I-Deficiencies in performance. Lancet, 2 (1976), pp.556-558 R. Florenzano, R. Altuzarra, C. Carvajal, K. Weil, A. Dorr, C. Fullerton, et al, Improving the quality of clinical interview teaching: evaluation of an intervention with medical students.

  1. Rev Med Chil, 128 (2000), pp.294-300 T.S.
  2. Laidlaw, H.
  3. MacLeod, D.M.
  4. Aufman, D.B.
  5. Langille, J. Sargeant.
  6. Implementing a communication skills programme in medical school: needs assessment and programme change.
  7. Med Educ, 36 (2002), pp.115-124 P.F.
  8. Weissmann, W.T.
  9. Branch, C.F.
  10. Gracey, P.
  11. Haidet, R.M. Frankel.
  12. Role modeling humanistic behavior: learning bedside manner from the experts.

Acad Med, 81 (2006), pp.661-667 L. Cote, H. Leclere. How clinical teachers perceive the doctor-patient relationship and themselves as role models. Acad Med, 75 (2000), pp.1117-1124 S. Kurtz, J. Silverman, J. Draper. Teaching and learning Communication Skills in Medicine.

  • Radcliffe Medical Press, (2005), S.M.
  • Urtz, J.D.
  • Silverman.
  • The Calgary-Cambridge Referenced Observation Guides: an aid to defining the curriculum and organizing the teaching in communication training programmes.
  • Med Educ, 30 (1996), pp.83-89 R.
  • Ruiz-Moral, L.A.
  • Perula de Torres.
  • Validity and reliability of a tool for assessing clinical communication in consultations: the CICAA questionnaire.

Aten Primaria, 37 (2006), pp.320-324 G. Makoul. The SEGUE Framework for teaching and assessing communication skills. Patient Educ Couns, 45 (2001), pp.23-34 G.E. Miller. The assessment of clinical skills/competence/performance. Acad Med, 65 (1990), pp. S63-S67 J.

  1. Silverman, S. Kurtz, J. Draper.
  2. Skills for communicating with patients.
  3. Radcliffe Medical Press, (2005), I.J.
  4. Beca, L.F.
  5. Browne, L.P.
  6. Repetto, P.A.
  7. Ortiz, A.C. Salas.
  8. Medical student-patient relationship: the students’ perspective.
  9. Rev Med Chil, 135 (2007), pp.1503-1509 P. Moore, G. Gomez.
  10. Comunicarse efectivamente en Medicina.

¿Cómo adquirir habilidades comunicacionales durante la carrera de Medicina?. Ars Medica, 15 (2007), pp.171-181 L. Moraga, P. Moore. Helping fish to live? Metamorphosis of a structured objective clinical evaluation (ECOE) for a family medicine intern in the last year of medical school.

  1. Aten Primaria, 42 (2010), pp.302-303 X.
  2. Trivino, M.
  3. Sirhan, P. Moore, C. Reyes.
  4. Faculty development for clinicaI teachers in medicine.
  5. Rev Med Chil, 137 (2009), pp.1516-1522 G.
  6. Makoul, T.
  7. Schofield.
  8. Communication teaching and assessment in medical education: an international consensus statement.
  9. Netherlands Institute of Primary Health Care.

Patient Educ Couns, 37 (1999), pp.191-195 Feasibility and Satisfaction rates of a Spanish translation and transcultural adaptation of the Calgary-Cambridge process Guide, (2006), J. Silverman, S.M. Kurtz, J. Draper. Skills for Communicating with Patients.

Radcliffe Medical Press, (2005), S.M. Kurtz. Doctor-patient communication: principles and practices. Can J Neurol Sci, 29 (2002), pp. S23-S29 M.R. Ruiz, J.A. Prados Castillejo, J.M. Alba, S.J. Bellon, L.A. Perula de Torres. Validity and reliability of an instrument to assess the clinical interviews of residents in family and community medicine: the GATHA-RES questionnaire.

Aten Primaria, 27 (2001), pp.469-477 M.E. Gavilan, M.R. Ruiz, L.A. Perula de Torres, J.M. Parras Rejano. Evaluation of the patient centered clinical relationship: analysis of psychometric properties using the CICAA scale. Aten Primaria, 42 (2010), pp.162-168 Copyright © 2010.